1. Primero colocar ambos vehículos muy cerca uno del otro dado que la mayoría de los cables pasa corriente son muy cortos. Si tienes unos de cable extendido, haz caso omiso de esto.
2. Después conecta el cable rojo o positivo a la batería que se encuentra baja y luego a la batería en buen estado.
3. Ahora toma el cable negro o negativo, conéctalo a la batería en buen estado y después coloca el otro extremo en alguna parte metálica del vehículo con la batería baja, no es recomendable que lo conectes a la terminal negativa -se pueden generar chispas y si el acumulador que está descargado ya no sirve, el ácido ocasionaría vapores que en altas concentraciones son inflamables y peligrosos.
4. Una vez conectados los cables es momento de encender el vehículo con la batería en buen estado; ya que lo hayas hecho aceléralo uno o dos minutos para que se cargue.
5. Después arranca el vehículo en malas condiciones. Una vez que haya arrancado, quita los cables de la batería evitando que hagan contacto entre sí.

Recomendaciones:

1. No apagues inmediatamente el auto que tenía la batería mal. Debes mantenerlo prendido un buen rato, que desconoces qué tan baja estaba la batería o cuánto tiempo estuvo sin carga. Al apagarlo unos minutos después, nada te asegura que volverá a prender.

2. Evita fumar mientras pasas corriente.