Un laboratorio mexicano desarrolló un medicamento llamado Cronadyn para contrarrestar la eyaculación precoz, un mal dos veces más frecuente que la disfunción erectil y padecido por uno de cada tres hombres con vida sexual activa.

Según el periódico La Jornada, la investigación para el desarrollo de la molécula hemihidrato de clorhidrato de paroxetina fue realizada en su totalidad por investigadores mexicanos y su seguridad y eficacia se comprobó también con connacionales, resaltó José Mora, presidente del labotarorio More Pharma.

Por su parte, Eusebio Rubio Aurioles, director de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual, dijo que la alteración de las concentraciones del neurotransmisor serotonina a nivel intracelular es una de las causas de la eyaculación precoz, problema dos veces más frecuente que la disfunción eréctil.

En conferencia de prensa, el especialista comentó los resultados de la investigación clínica realizada para verificar la seguridad y eficacia del producto. Participaron 200 individuos, divididos en tres grupos, quienes en el transcurso de 12 semanas ingirieron tabletas de 15 y 20 miligramos, y el grupo de control recibió un producto sin ningún efecto (placebo).

Al término del estudio se observó que el desempeño sexual de los participantes mejoró con el uso del nuevo fármaco. Quienes consumieron la presentación de 15 miligramos alcanzaron 4.6 minutos de latencia eyaculatoria intravaginal, mientras que con las tabletas de 20 miligramos los participantes lograron evitar la expulsión de semen durante casi 10 minutos.

Rubio mencionó que un estudio realizado en Estados Unidos concluyó que el "ideal" de latencia eyaculatoria es de 7 a 10 minutos. En promedio, las personas que sufren de eyaculación precoz logran contener la expulsión de semen durante tres minutos, pero la mayoría concluyen su excitación en menos de un minuto, señaló.

Otros aspectos evaluados en la investigación clínica fueron los relativos al control de la eyaculación y la satisfacción obtenida. Hasta entonces, ambos aspectos habían sido negativos para esos individuos. Luego del tratamiento, el control de la latencia se ubicó entre 41 y 63 por ciento; la satisfacción con sus relaciones sexuales fue de 50 a 70 por ciento, mientras que la frustración bajó entre 56 y 68 por ciento, de acuerdo con la dosis consumida.

En ningún caso se vio afectada la función eréctil y tampoco se reportaron cambios en el deseo sexual, comentó Rubio, coordinador de la investigación clínica.

Los pacientes con esta condición difícilmente logran superarla con sicoterapia. Requieren el uso de un medicamento durante dos o tres meses, y en algunos casos, de por vida. Rubio Aurioles explicó que para considerar a un hombre eyaculador precoz, debe reunir las tres condiciones: imposibilidad de evitar la expulsión prematura de semen, así como de prolongar el tiempo, y que esta situación le ocasione problemas emocionales (baja autoestima) y con su pareja.

Respecto del medicamento Cronadyn, señaló que actúa en el cerebro; de manera progresiva regula los niveles de serotonina intracelulares. Los resultados se empiezan a ver en las primeras dos semanas de tratamiento, a partir de lo cual la persona está en posibilidad de mantener un encuentro sexual satisfactorio en el momento que lo desee.

Cronadyn estará disponible en el mercado mexicano en los primeros días de octubre próximo.