Antes de emprender tu viaje de vacaciones, te recomendamos tomar en cuenta estos puntos de revisión de tu automóvil.
Al igual que lo hacen los pilotos en los aviones, debes tener una pequeña lista de aquellos puntos indispensables para que tu automóvil los lleve y los traiga sin contratiempos.

Frenos:
es un elemento indispensable a la hora de viajar en carretera. La revisión debe incluir el checar balatas, discos o tambores y por supuesto que las llantas estén bien ajustadas y en la posición correcta. Algunas llantas tienen indicaciones de giro por lo que este punto es muy importante, de revisar. Es el punto más importante pues los neumáticos son nuestro contacto con el camino.

Llantas:
En carretera la presión de inflado debe incrementarse 10% con relación a la que normalmente están infladas las llantas. Esto es por la carga adicional a la que se someterá el coche al ponerle más pasajeros y equipaje. Si tu auto cuenta con llanta de refacción, adecúa la presión de la misma al resto de los neumáticos y si es de tamaño menor, adecúa la presión de acuerdo al manual del fabricante. Si no conoces la presión a la que deben ir tus neumáticos, encontrarás la etiqueta con los datos pegada en la guantera, en la tapa de la gasolina o sobre el marco de la puerta del lado del conductor.

Limpiadores:
checar que los limpiadores o limpiaparabrisas tengan las gomas en buen estado y estén en condición de remover el agua adecuadamente. En verano e invierno las posibilidades de manejar con lluvia se incrementan notablemente y después del calor las gomas suelen desquebrajarse.

Aceite:
es muy recomendable que antes de un viaje, cambies el aceite de tu automóvil. En un trayecto largo en carretera, el motor se ve sometido a condiciones más extremas y un aceite desgastado o bien la falta del mismo puede hacer que tus vacaciones se conviertan en un viacrucis. Aunque el aceite debe ser cambiado cada cinco mil kilómetros, no está por demás que lo cambies antes de salir de viaje.

Batería:
este es otro de los elementos indispensables en tu automóvil. Una batería de dos años de uso debe ser monitoreada, ya que puede estar en su fase final de vida útil. Curiosamente las baterías nunca avisan cuándo se terminarán y lo patético puede ser el haberte detenido a comprar algo en alguna tienda ubicada en cualquier caseta de cobro y que tu automóvil ya no vuelva a arrancar.

Anticongelante:
al igual que el aceite, este componente sufre una degradación paulatina y debe ser cambiado al menos cada seis meses. A todos se nos olvida que el anticongelante es indispensable para que el motor mantenga una temperatura adecuada de funcionamiento y evite un sobrecalentamiento. Si el motor se calienta y vas en carretera, lo recomendable es que prendas la calefacción (no el aire acondicionado) de tu automóvil, para que el ventilador de este sistema ayude a enfriar el motor de tu coche. Tú sufrirás del calor dentro de la cabina, pero esto te permitirá enfriar el motor de tu coche para que puedas llegar con el mecánico más cercano.

Luces:
indispensable que tanto tus faros delanteros como tus luces traseras estén en condiciones óptimas en carretera. De hecho, te recomendamos encender las luces al ir circulando en autopista, ya que eso aumenta las posibilidades de que te vean a la distancia los autos que circulan en contraflujo. Las luces de freno deben estar funcionando correctamente y no está de más, el llevarte unos focos de repuesto. Uno nunca sabe.

Documentación:
Revisar documentación necesaria como póliza de seguro vigente, al igual que la licencia de conducir, tarjeta de circulación. También es recomendable llevar una libreta con todos los teléfonos importantes de servicio o asistencia en el camino. No olvides una tarjeta de teléfono por si se descarga el celular. Un mapa o GPS con las gasolineras más cercanas es también recomendable.