¿Creés que el porno es salud? ¿Cuántas mujeres suelen ver películas XXX? ¿Es benéfico o por el contrario, el porno es un tabú al que ninguna mujer hace caso? ¡Aquí te resolvemos algunas dudas!

Sabemos de sobra que ellos adoran el porno. Incluso, parece que está únicamente reservado para hombres pero... ¿es justo comportarnos así? Son las mujeres las que se cortan. Y aunque muchas chicas ven porno con sus parejas, acéptalo, ¡después te sientes extraña!

Nos quita las ganas en muchas ocasión. Esta es la razón de que las mujeres no creamos demasiado en ello. Pero deben saber que es un estímulo buenísimo para que nuestras relaciones sexuales sean mejores y además, puedas tener nuevas ideas.

También es cuestión de inseguridad y celos. No nos gusta que nuestros chicos se exciten con otras mujeres que no seamos nosotras. Y menos todavía cuando es tan directo. Cierto es que estas películas carecen de argumento, pero no se le puede pedir peras al olmo, están hechas para dar morbo y poneros a tono. Simplemente eso.

¿No creés que también las chicas pueden disfrutar con el porno? Eso es porque debemos destaparnos los ojos de la gran barrera que hemos construido. Relacionamos porno con sexo masculino. Y el femenino también tiene derecho de darse un capricho. Ellos, como se excitan muy fácilmente, sienten devoción por lo XXX, pero las chicas también podríamos disfrutar al verlas.

Lo que ocurre es que por temor o por vergüenza, no queremos admitir que el porno es bueno. El sexo es salud y el porno es sexo. Entonces, ¿qué tiene de malo que las mujeres también formemos parte de ello?

Además, el porno de hoy en día no tiene nada que ver con el de hace años. Ahora, es más conocido, sus actores son estrellas, son películas más elaboradas. Y eso es porque la concepción social del porno ha cambiado. Al menos para ellos sí, pero ¿y para ti?

Debes reflexionar en que todo lo que tenga que ver con el sexo, con sumar placer a tus relaciones, con estímulos, deseos y que sea sano, es beneficioso para ti. Huye de los tabúes, de tus miedos e inseguridades. Y te proponemos una cura para ello: ¡siéntate esta tarde con una buena película XXX! Y pasa de lo desconocido a lo... ¡bienvenido!