El reto de Susanne Eman es poco convencional. Esta mujer estadounidense, de 33 años y madre de dos niños, se ha propuesto convertirse en la persona más gorda del mundo.
Actualmente, Susanne pesa más de 340 kilos pero su objetivo es superar los 730, según publican algunos medios como Daily Mail.

Para lograrlo se esfuerza cada día. Susanne comienza la jornada con un contundente desayuno. Luego algunas rebanadas de tocino, huevos revueltos, papas fritas, batidos y varios sándwiches componen el almuerzo de primera hora que le aporta más de 4 mil 600 calorías.

Su pareja le apoya en este complicado y peligroso reto. Parker Clack, de 35 años, es un cocinero que le ayuda en su objetivo de ser la mujer más gorda del planeta.

“Somos tal para cual. A mi me encanta comer y a Parker le encanta cocinar. Somos la combinación perfecta”, asegura la propia Susanne.

“Yo la apoyo porque esto la hace feliz. Por supuesto que me preocupo por su salud, y por eso intento también que coma alimentos saludables como ensaladas y haga un poco de ejercicio”, comenta Parker.

FOTOS: Miley Cyrus, al estilo Angelina Jolie, enseña pierna

FOTOS: ¿Quién no le sería fiel a Mónica Bellucci?