El juicio contra la cantante del grupo alemán No Angels, Nadja Benaissa, acusada de haber mantenido relaciones sexuales sin protección pese a ser portadora del virus del sida y de haber contagiado a un hombre, comenzó hoy en Darmstadt, Alemania, con la confesión de la vocalista.

A la artista, de 28 años de edad, se le imputa haber mantenido relaciones sexuales sin la debida protección entre 2004 y 2006 con tres hombres, de los cuales al menos uno fue contagiado por la cantante.

"Lo siento de todo corazón", comentó en un momento de su declaración Benaissa, después de haber confesado que mantuvo relaciones sin protección sabiendo que era portadora del VIH.

Por esos hechos, la artista se enfrenta al cargo de "lesión física grave" y podría ser condenada a una pena de entre seis meses y diez años de cárcel.

El juicio, que durará cinco días, ha causado una gran expectación en los medios alemanes y está previsto que acudan a declarar tanto la víctima que fue infectada como las otras integrantes del grupo No Angels.

La cantante informó de que durante su embarazo, en 1999, se realizó una prueba del sida y, "para su sorpresa", los resultados fueron positivos.

A pesar de conocer que era portadora del virus VIH, la artista mantuvo relaciones sexuales sin ningún tipo de protección y sin advertir a sus parejas de su enfermedad y acabó contagiando a uno de sus amantes, quien posteriormente la denunció.

El 11 de abril de 2009, la policía detuvo a Nadja Benaissa cuando actuaba en solitario en una discoteca de Fráncfort, lo que provocó una ola de críticas contra las autoridades por el estilo de "caza de brujas" utilizado.

En una entrevista a finales del año pasado, la cantante dijo que era portadora del virus pero que no había desarrollado el sida y manifestó que, si pudiera pedir un deseo, sería "el de ser negativa".

El grupo al que pertenece, No Angels, formado por cuatro cantantes femeninas y creado en 2000, ha pasado sucesivos altibajos en su carrera y, de la popularidad alcanzada en los primeros años como réplica germana de las Spice Girls, pasaron al declive y la separación en 2003.

Dos años después, tras varias intentonas de Nadja en solitario, se reagruparon y en 2008 representaron a Alemania en el Festival de Eurovisión, donde quedaron en último lugar.