Este video circula a través de un correo electrónico y basta un breve experimento con una bolsa, un maletín o un cierre cualquiera, para comprobar su veracidad.

Así que si pensabas que tu equipaje estaba a salvo con un candado, piensa otra vez.