Una niña se ha coronado como "Diosa Viviente" por una extraña razón en Nepal.