Estos criminales estadounidenses no pueden escapar de la culpa ya que tienen tatuajes en sus rostros que los delatan.

Por ejemplo, Jamie Calloway, de 33 años, tiene dos arrestos en su historial y la ley no tiene problemas en reconocerla ya que tiene tatuada la palabra GOD (Dios) en la frente, según Daily Mail.

FOTO: Oso cae de un árbol de más de 4 metros sin un rasguño

FOTOS: El día en que los animales de laboratorio se convirtieron en objetos de arte