Un hombre iraní de 80 años decidió no volver a tomar una ducha en el resto de su vida.

Amoo Hadji, lleva 60 años sin bañarse y tiene una convivencia con su entorno un poco primitiva, ya que vive en una cabaña y fuma estiercol con un tubo de acero.

Este hábito ha hecho que la piel de este hombre esté escamada y sea dificil mirar a sus ojos por toda la suciedad que tiene.

Sin embargo, Hadji no ha sufrido de ninguna enfermedad derivada de la no higiene, lo que causa asombro por el buen estado en el que se encuentra pese a que su máximo gusto es fumar estiércol con una pipa.

También puedes leer 

Familia recibe cadáver equivocado