Un caso de incesto en Oklahoma tiene escandalizado a ese estado. Una madre se casó con su propia hija y también lo hizo con su hermano. Podría enfrentar hasta 10 años de prisión.