El hombre actual definitivamente vive a un ritmo totalmente distinto y, por lo tanto, mucho más acelerado al que estaban sometidos nuestros abuelos, nuestros bisabuelos y los predecesores de éstos. Por lo mismo, la sexualidad masculina de nuestros días presenta aristas muy particulares que la hacen completamente diferente a la sexualidad de tiempos pasados y ésta, por lo mismo, se ve impactada hoy día por  muchísimos factores que vale la pena analizar para entender el porqué del comportamiento sexual que presenta el homo sapiens del siglo XXI.

Y lo anterior, por lógica, también nos arroja a nuevos escenarios de disfunciones sexuales que desde el área clínica ya están siendo abordadas y tratadas con nuevas dinámicas para que aquellos caballeros que las padecen logren implementar terapias y tratamientos encaminados a superarlas y así poder seguir disfrutando de su sexualidad sin problema alguno.

Para considerar que un hombre está padeciendo una disfunción sexual es imperativo que éste presente dificultades para experimentar el deseo sexual (tener ganas) o para excitarse (tener una erección) y/o para alcanzar orgasmos (eyacular, sentir y disfrutar el orgasmo).  Así las cosas, podemos determinar que cualquier hombre puede experimentar, ocasional o frecuentemente, fallas en la respuesta sexual; sin embargo, para considerar “oficialmente” que se trata de una disfunción sexual ésta se tiene que presentar como mínimo durante tres meses de manera persistente.

Ahora bien, ya adentrados en los terrenos de las disfunciones sexuales, los terapeutas requerimos clasificar éstas adecuadamente para hacer un diagnóstico y un tratamiento oportunos y correctos, por lo que estas clasificaciones se definen de la siguiente manera: 1) disfunciones del deseo, 2) disfunciones de la excitación y 3) disfunciones del orgasmo, cada una con sus características y tratamientos muy particulares. Pero, mucho ojo, aquí también cabe destacar que los casos se tratan de manera muy distinta cuando se trata de hombres menores de 40 años o cuando a rebasan esta edad, porque las causas de las disfunciones en estos dos grupos obedecen a distintos factores orgánicos y psicológicos.

Entre las distintas causas que detonan la disfunción sexual masculina están las enfermedades cardiovasculares (problemas de corazón, colesterol e hipertensión), ya que éstas se derivan de una mala circulación sanguínea, que a su vez se convierte en una mala irrigación hacia el pene. Incluso aquellos que han sufrido ataques al corazón una vez recuperados pueden sentir miedo a que en el acto sexual se les vaya a presentar un episodio de esta índole y eso les causa impotencia.

La diabetes, también es causa de disfunción sexual masculina, porque ésta genera altos niveles de glucosa en la sangre y eso daña las venas (incluidas las del pene). También hay que tomar en cuenta que muchos diabéticos presentan obesidad y ésta igualmente es factor para afectar el desempeño sexual del hombre que la padece.

Asimismo, los trastornos hormonales en el hombre también inciden para que se presente la disfunción sexual, toda vez que la testosterona (la hormona masculina por excelencia) regula la libido y le permite sentir deseo sexual. La ausencia de ésta provocará que un caballero se vuelva impotente; aunque también debemos considerar que los altos niveles de hormonas como la prolactina, el cortisol y las tiroideas se traducirán en un dramático descenso de la testosterona y, por ende, del deseo sexual.

El alcoholismo, el tabaquismo, las adicciones a las drogas y las enfermedades neurológicas también están contemplad@s dentro del amplio catálogo de factores que detonan la disfunción sexual masculina, por lo que es importante tener mucho cuidado cuando se pisan estos terrenos. Pero apenas se presente ésta, sea cual sea la causa, no duden en acudir con un especialista y al mismo tiempo tengan total y abierta comunicación con su pareja. 

Y no olviden que todos los sábados los espero en punto de las 23:00 horas en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (121 de Cablevisión y 121 de Sky).