AutosRPM

La alternativa a la minivan: Peugeot Rifter

Peugeot Rifter

Siete plazas, dos puertas corredizas, espacio de carga enorme, flexión de asientos increíblemente fácil, una visión del camino única, y una posición totalmente diferente en comparación a una camioneta o minivan, que puede llevar al mismo número de personas.

Esto es lo que hace a una furgoneta europea competir con las minivanes que aún tienen mercado en Norteamérica, sobre todo las japonesas.

En este segmento de furgonetas para pasajeros, pues muchas de ellas tienen también aplicaciones para carga en trayectos de última milla, los franceses tienen un estilo único y si lo ponemos en un Peugeot, es aún más auténtico.

En Rifter encontramos varias opciones de motorización, de hecho, hay hasta una diésel, aunque la que probamos fue la de gasolina, con el máximo nivel de equipamiento.

Peugeot Rifter

Al verla por fuera la verá enorme, pero por dentro lo es aún más; al manejarla en estacionamientos, vías rápidas, calles, etcétera, se dará cuenta que no es enorme como se ve a primera vista. Es muy fácil de maniobrar, además de contar con cámara de reversa, lo que facilita el acomodarla rápidamente en estacionamientos. Es enorme, gracias a sus 1.8 metros de altura; pocos vehículos le darán esta altura, pero como le digo, por dentro la habitabilidad es máxima, hasta ofrece diversos espacios para guardar objetos arriba del conductor y pasajero.

Las puertas son más altas de lo normal, pero el ingreso es sumamente fácil, quien va al volante puede ir en una posición muy cómoda, como si fuera sentado más en una silla que en un sillón, pero esto es ergonómico y da comando del camino. Su tablero, como todo Peugeot, está por arriba del volante y cuando ve a la pantalla central es igual de grande que las dimensiones del vehículo.

En cuanto a las plazas traseras tenemos tres en la segunda fila que, en verdad, con una mano puede mover, y en el área de carga viene la tercera fila donde hay dos asientos que también a una mano se pueden poner o practicar para dejar más carga o las dos plazas, al ir a los extremos el pasillo de en medio da mucha amplitud a los pasajeros, pero también muchas posibilidades de carga. Tome en cuenta que el portón trasero trae el medallón con apertura y todo el portón, lo que deja meter objetos sin tener que abrirlo todo.

Muy prácticas las puertas corredizas que, si bien no son automáticas, si se recorren fácilmente tanto estando sentado dentro del vehículo como fuera de él.

Interior Peugeot Rifter

El motor es un 1.2 litros turbo, que parece de poco cubicaje para tantos pasajeros y tanta capacidad de carga, pero es que el torque de 169 libras-pie y los 130 caballos de potencia que tiene, con una buena transmisión de ocho velocidades automática. Hacen un buen trabajo, de hecho, solo tiene dos modos de manejo, con lo que no es nada complicada de manejar.

Será confiable y duradera, de gran calidad y además de buena cepa de diseño, con cuestiones como los espejos eléctricos o su gran pantalla central, si está del lado europeo de los siete pasajeros y por eficiente y ergonómica es la opción de muchos, que cuentan con motores muchísimo más grandes y ofrecen la misma capacidad.

Peugeot trae todos su vehículos de Europa y en este se siente al cien por ciento con sus acabados y diseño. En 407 mil 900 pesos la diésel manual de cinco velocidades, subiendo a 503 mil 900 la de gasolina en acabado Allure Pack y llegando a 538 mil 900 pesos Rifter GT – la versión que probamos – es una gran opción de valor para quien quiere llevar siete pasajeros en ciudad y carretera, confiable y durable como nunca. Si quiere una SUV de cinco o de siete pasajeros, no deje de ver Rifter, la opción europea que afortunadamente sí tenemos en México a diferencia de todo Norteamérica.

Tags

Lo Último

Te recomendamos