Entretenimiento

Andrés Calamaro: ‘Las canciones son más sabias que los cantantes’

El compositor y músico habló de esa insistencia de convertir el rock en un cliché; Calamaro se presenta esta noche en CDMX y el viernes en Guadalajara.

El músico y compositor Andrés Calamaro está en México, el ícono del rock está lleno de vida en su regreso a los escenarios en México, que esta semana tendrá sus últimos dos shows: este 6 de abril en Ciudad de México y el 8 de abril en Guadalajara.

El cantautor está prácticamente en puerta y listo con sus mejores canciones. En entrevista con Publimetro reveló algunas detalles que hacen de Calamaro la figura que refleja la actualidad de manera especial, pero siempre dispuesto a compartir su inspiración a través de la música.

El sentido indefinido entre sus canciones y letras invita a pensar que Andrés Calamaro le canta a una mujer, las drogas, a la madre o a quien se nos ocurra en ese momento. Desde sus inicios con Los Abuelos de la Nada, hasta su consolidación como uno de los solistas de Argentina mejor consagrada, Calamaro es, sin duda, un grande del rock de América Latina.

En 2021 el cantante publicó Dios Los Cría, un disco donde retoma sus grandes éxitos en conjunto con artistas reconocidos. Este título le valió tres nominaciones en los Grammy del año pasado.

¡Prepara las maletas para estas vacaciones! ]

Dios los cría y ellos se juntan, una frase llena de ironía, ¿así es Andrés Calamaro?

— Caramba, no lo había pensado… Es un dicho que pertenece a la sabiduría popular, le conocí como nombre de una película de cowboys. Para un disco plural, con todo un racimo de cantantes juntos ,me gustó como título. Dios los cría y ellos se juntan… para cantarlo.

¿Le preocupa su legado? ¿Lo que se vaya a decir/escribir cuando ya no esté?

— La sola pregunta me marea, no creo en la posteridad. Seremos lo anónimo, quizás nos sigan cantando según pasen los años. Prefiero pensar en otra cosa.

Muchos músicos se dicen sobrevivientes de la pandemia, ¿esta gira lo convierte en un clásico arriba de los escenarios?

— No me consta que haya sobrevivido … le contesto a fin de año (risas).

Las letras de Calamaro parecieran como los vinos, que van mejorando con el paso del tiempo, ¿así lo siente?

— Es verdad que las letras reposan y se cargan de significado con el tiempo, lo he notado. Yo mismo me sorprendo interpretando letras que fueron espontáneas y ahora reposadas se expanden, tienen vida propia. Las canciones son más sabias que los cantantes.

¿Envidia algo de otro artista, músico, compositor o intérprete?

— Sí, claro… muchas cosas. Admiro y envidia muchas cosas de otros músicos, intérpretes y compositores. Una tonelada de cosas. Y los estudio para envidiarles más y mejor.

¿Ha cambiado el significado de la rebeldía en la música?

— No puedo contestar en nombre de todos los músicos, algunos hablan de música como “profesionales”… que horror.

Alguna anécdota muy especial que le haya ocurrido en México

— Vi torear a El Pana en La México (Plaza de Toros).

¿Por qué algunos insisten en convertir el rock en un cliché?

— Interesante, hay rockeros muy apegados a ciertos protocolos, pendientes de las influencias que les han marcado. A veces nos convertimos en un cliché en una foto, a veces cuando contestamos las entrevistas. Muy buena pregunta, espero no arruinarla ensayando una respuesta incompleta.

Si pudiera elegir a tres nuevos talentos para beber un café y charlar, ¿a quiénes elegiría y por qué?

— Que sea alguien que soporte mi desparpajo y mejor si no me enamoro. Soy un tertuliano elocuente, puedo convertir a los raperos en taurinos. Mejor si me tratan como un amigo y contrastamos ideas distintas con buen humor.

¿Qué depara este reencuentro musical con CDMX y Guadalajara?

— No puedo fallar en “cantar mejor”, vuelvo para cantar mejor que antes. Esta vez intentamos “guarachear templado”… Rock reposado, a como dé lugar.

Conciertos en México

  • Ciudad de México. 6 de abril, Pepsi Center WTC.
  • Guadalajara. 8 de abril, Teatro Diana.

PUBLIMETRO TV:

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos