Entretenimiento

“Toqué fondo”. La historio de Eduardo Santamaria y su adicción al alcohol

El actor confiesa los momentos oscuros que le tocó atravesar

Han pasado 21 años desde que el actor Eduardo Santamaría no prueba una gota de alcohol, la razón: el lado oscuro por el que transitó en un momento de su vida que lo llevó a perderlo todo, incluso su trabajo. Desde que decidió poner de su parte para superar la adicción se dejó ayudar y hoy puede contar su historia con tranquilidad y calma.

Eduardo, cuenta que al llegar a los 15 años empezó a beber, quizá por el cuadro que vio en su infancia con su padre que era alcohólico y murió de una cirrosis hepática. El intérprete en “La fea más bella” le dijo a Yordi Rosado que le costó mucho aceptar su problema y buscar ayuda,

Uno de los momentos más críticos pero a la vez más reveladores fue cuando su madre y hermanos decidieron apoyar a su padre internándolo en un centro de rehabilitación, a los pocos días le tocó ingresar a él.

“Cuando empecé a trabajar como actor en Televisa, (el alcoholismo) comenzó a afectar mis llamados porque ya llegaba crudo, te vuelves tan cínico que llegas - y la juventud ayuda mucho-, en vivo. Era terrible porque además tú te lavas los dientes, te bañas, chingo de perfumes, chicles, pero hueles a alcohol, y hueles de aquí allá”, comentó.

Dijo que una de las más afectadas fue su madre quien sufría por partida doble, ver a su esposo acabar con su vida y a su hijo (él) que iba por el mismo camino. Eduardo lamentó haber tomado, recuerda con un nudo en la garganta, que su madre rogarle que dejara de beber, aún sabiendo del daño emocional que sufrió desde niño viendo a su papá no lo dejaba.

“Cuando yo era niño mi papá era alcohólico y yo sufrí muchísimo, pero tristemente me fui por el mismo camino de él. Mi mamá con lágrimas en los ojos me decía, ‘Hijo, vete en un espejo. No quiero que sigas los mismos pasos de tu padre’, pero a mí me valía y no la escuchaba”, dijo el protagonista de telenovelas.

Otra de las anécdotas que compartió fue cuando una productora en Televisa le sugirió irse a descansar porque estaba muy tomado y no podía decir sus diálogos durante las grabaciones.

“Llegué pedo, y según yo no se me notaba pero (no podía hablar) y mandaron a corte, hasta que llegó la productora Lucero Suárez, psicóloga ella de profesión, y me dio unas gotitas como de homeopatía y me dijo ‘aquí estoy contigo, háblame, cuentas conmigo las 24 hrs. Eso me pudo más, me sentí con la cola entre las patas”.

Hoy Eduardo de 53 años dijo sentirse afortunado de haber solucionado su problema antes de casarse y tener hijos, orgullosamente comenta que ni los gemelos que procreó con Itatí Cantoral o la hija que tiene con Mayrín Villanueva nunca lo han visto tomar, incluso lo ayudan a verificar de que los alimentos que pide en restaurantes no tengan alcohol en sus ingredientes.

Aunque estuvo internado junto a su padre ambos volvieron a recaer. Él pudo salvarse y su padre no. Por su experiencia sostiene que sí, que el alcoholismo puede curarse, por eso recomendó a todos los que están viviendo una situación similar buscar ayuda.

DV Player placeholder

Tags


Lo Último

Te recomendamos