Estilo de vida

¿“El día después de mañana” podría ser posible?

Cambio climático. El calentamiento del Ártico puede llegar a impactar en las temperaturas del sur de Estados Unidos haciéndolas mucho más frías.

Luz Lancheros, MWN

Según los datos, para febrero de este año, una severa ola de frío impactó toda América del Norte hasta el norte de México. La zona más impactada fue Texas: allí, esta ola cobró 125 vidas. En Estados Unidos fue el febrero más frío en 30 años y también fue la tormenta de invierno más costosa registrada en el país. Y estas temperaturas se asociaron a corrientes atmosféricas en varias direcciones que incluso vienen del Ártico.

Esto fue lo que mostró un estudio de la Universidad de Massachusetts Lowell, publicado el pasado septiembre en la revista Science, que vincula el calentamiento de esta parte del mundo con el cambio climático y con impactos como el derretimiento del hielo marino y el aumento de la capa de nieve sobre Siberia.

Y todo esto pasa, porque el hielo y la nieve son reflectantes y aislantes y sus cambios alteran la cantidad de energía y humedad que se mueven entre la superficie de la Tierra y la atmósfera. Y las ondas que están sobre ella interrumpen el vórtice polar estratosférico, haciendo que este se debilite y se estire. Las ondas, al moverse hacia abajo, se llevan el aire  frío más al sur de lo habitual.

Metro consultó más detalles con uno de los científicos participantes del estudio, Judah Cohen, sobre qué significan estos términos a profundidad y el impacto probable en los próximos años del fenómeno que recuerda a la película apocalíptica de Hollywood “El día después de mañana”.

“Esta investigación dice que por favor no deseches la posibilidad de climas extremos así el planeta se está calentando, porque podemos ver todavía casos extremos de invierno”

P: ¿Cómo empezó el estudio y la recopilación de datos?

–Estaba haciendo un estudio diferente en el invierno de 2013–2014, porque los medios introdujeron el termino “Vórtice Polar”  al público durante ese invierno. Y, cuando tenemos un fenómeno así de fuerte hay una tendencia a tener un clima de invierno leve, y cuando tienes un Vórtex Polar disruptivo o más débil, tiende a haber un clima de invierno más severo. Pero no había ningún tipo de disrupción del Vórtice Polar en ese invierno de 2014, en el sentido clásico o tradicional. Caí en cuenta que en ese año tuvimos una muchísima menor disrupción del mismo y que no obtuvimos  ese calentamiento dramático cerca al Polo Norte.

Estos calentamientos pueden suceder de dos formas: una es cuando el Vórtice Polar es movido violentamente fuera del Polo Norte y hay una parte superior que gira muy rápido que está encima del mismo y mantiene el frío muy cerca, pero cuando entra la disrupción, este se mueve hacia otro lado: típicamente se va para Eurasia y la otra forma es que se parte en dos pedazos. Ahí hablamos de un Vórtice Padre, que se bifurca.

Típicamente pasa que uno se va para Eurasia y el otro a Norteamérica. En 2014 este se extendió, sin embargo, y esto pasó una y otra vez. Y estos fenómenos están aumentando, así que esto podría llevar a un frío más extremo en Norteamérica y a cambios en el Ártico que inciden en el fenómeno.

Por otro lado, debido a que yo estaba trabajando en esta otra investigación, mirando el invierno de 2014 y la extensión o estiramiento del Vórtice Polar, cuando tuvimos la ola fría de Texas el febrero pasado, la mayoría de la comunidad pensó que era frío y que había una disrupción del Vórtice que se debía más a un Calentamiento estratosférico repentino, que es más dramático y una disrupción más grande. Pero al estar trabajando en la otra investigación, reconocí que el Calentamiento estratosférico repentino era en realidad el Vórtice Polar Extendido o Estirado. Así que, cuando la ola de Texas pasó, se dijo que lo que sucedía era consecuencia del cambio climático, y al hablar de esto se asumía como algo más dramático y repentino. Pero no era así: los datos previos y debates daban cuenta de estas disrupciones y me fijé justo en lo que pasó en 2014.

P: ¿Qué tanto esto podría llevar a algo como ‘El día después de mañana’?

–Esa película tiene una idea atada a la circulación de los océanos. Lo que pasa es que el aire muy caliente sube a la superficie e interactúa con el aire frío, porque normalmente el norte lo hace más caliente. Pero, para cerrar el tema, es que lugares como Europa y Norteamérica del Este de pronto se pondrían más fríos si se cierra la circulación del aire, eso es lo que sucede ahí. Y esto pasa en un término de tiempo más corto y nos habla de cómo el cambio climático puede llevar a más disrupciones del Vórtex Polar.

Y se sabe que cuando tienes un Vórtex Polar con disrupción hay un aumento de frío y tormentas de nieve. Así que, de nuevo, se cree que se calienta la Tierra, pero especialmente se calienta el Ártico, y se pensaría que eso contribuiría a un clima más leve en el invierno y eso es verdad, pero hay otro factor que hace que lleve a más disrupciones del Vórtex Polar, porque no es que necesariamente esto se asociaría con el calentamiento global. Por otro lado, hay argumentos en esta investigación y otros similares que dicen que consecuencias inesperadas podrían llegar.

P: ¿Cómo se podría traducir esto en términos de consecuencias para la sociedad?

–No voy a predecir sobre la migración de las personas, pero los inviernos se están calentando y ciertamente la temporada de invierno se está acortando. Ahora bien, hemos visto más de estos incidentes de clima extremo que han aumentado, todo es relativo:  el globo está mucho más caliente que hace 30 o 40 años.

Por otro lado, pienso en los que los que hacen las leyes y decisiones: dijeron que los inviernos van a desaparecer y que no debemos prepararnos, como en Texas,  que pensaron que era resilientes frente al invierno y pensaron que no debían preocuparse por el clima, porque se estaba poniendo más caliente. Entonces ahí se vuelve un problema, esta investigación dice que por favor no deseches la posibilidad de climas extremos así el planeta se está calentando, porque podemos ver todavía casos extremos de invierno.

P: ¿Y cuál sería el impacto sobre los océanos?

Sobre ese tema, lo que yo pongo en la investigación es usualmente que cuando tienes uno de estos eventos, estos son cortos. Usualmente duran dos semanas:  el de Texas estuvo con tendencia a lo largo y duró esto. Por ende, no creo que sea un tiempo grande para tener un gran impacto en el océano. Solo diría en general que cuando estos eventos pasen, es que el calentamiento del Ártico ha aumentado con estos eventos. Entonces, habrá un impacto en el océano seguramente en esa región, y se creería que este exceso se va a expandir hacia los otros lados. Y,  a pesar de que lo del Ártico se está haciendo más intenso y acelerado creo que el impacto sería allá, justamente por el derretimiento del hielo, que se ha vuelto más delgado.

Tags

Lo Último


Te recomendamos