Estilo de vida

Desigual y Johson Hartig: la audacia más allá de los estampados

El exceso y la exuberancia se unieron, por fin, en una colección que explora con las texturas.

Johson Hartig, diseñador estadounidense y fundador de la marca Libertine, ya había hecho del exceso y la exuberancia su sello de marca desde 2001. Esto, mucho antes de que Gucci o cualquier otra firma de conglomerado quisiera posar de creativa con múltiples referencias en los últimos ocho años.

Y su generosidad creativa es lo que ha mostrado con Desigual, con 25 piezas únicas donde hay patchwork, collage y una colaboración que va más allá de los estampados tradicionales que han caracterizado a la marca española. PUBLIMETRO habló con Hartig sobre la colección, que ya se encuentra en tiendas.

Con una visión tan única sobre la moda, ¿por qué  tomó tiempo para aliarse con Desigual?

Creo que las cosas suceden cuando se supone que deben suceder, y el momento fue el correcto. Fue difícil, como siempre lo son este tipo de cosas, porque ambas somos empresas increíblemente ocupadas, pero logramos encontrar el tiempo y estamos muy emocionados y felices de haberlo hecho, porque creo que los resultados son fantásticos.

-Cuénteme un poco sobre el proceso de elaboración de las piezas que disfrutamos ver en esta colección. ¿Cómo puso, por ejemplo, referencias culturales en cada pieza? ¿Cómo decidió curar las texturas y los colores en todas las piezas?

Lo que hice fue ir a Barcelona (vivo en Los Ángeles), así que fui por un par de días para trabajar con su equipo de diseño. Presenté muchas ideas y sabía que quería incluir en las piezas algunas referencias españolas bastante clásicas. Volantes, por ejemplo. La única otra vez que había estado en España fue en Sevilla por unos días, y estaba tan cautivado con los vestidos de las bailarinas españolas clásicas, que quería incluir estas siluetas, que en cierto modo asocio con Sevilla (España). A su vez, quería algunas referencias americanas clásicas, como el estampado de edredón americano de finales del siglo XIX, y sabía que  de esta forma quería unir las dos culturas. También, incluí algunas referencias históricas como la colcha. Este es mi proceso, seadiseñando Libertine o una colaboración súper increíble como Libertine y Desigual.

¿De dónde tomó todas las referencias utilizadas para esta colección?

Miro,  estudio cosas, viajo a diferentes países, voy a exposiciones en museos, voy a exposiciones en galerías, miro catálogos de subastas durante horas y horas y las considero una gran fuente de información. Me aseguro de leer claramente la descripción de todo y busco todo lo que no sé a medida que avanzo, así que tengo este iPad lleno de miles de imágenes a las que me refiero cada vez que estoy en una posición en la que necesito para recoger nuevas ideas.

- Siempre ha estado disfrutando y divirtiéndose con todas las texturas y elementos decorativos de la ropa, sin ningún miedo. ¿Por qué y cómo desarrolló este atributo? ¿Cómo lo plasmó en su colaboración con Desigual?

Creo que, ante todo, me inspiré en Christian Lacroix a principios de los 80 y a lo largo de esta década. Nunca he visto a un diseñador más importante que él . Creo que tenía esta extraña habilidad para mezclar patrones, texturas y colores como nadie más. Y a menudo busco inspiración en sus desfiles de Alta Costura. Así que creo que él me ha influido muchísimo, y es un poco irónico, porque él también me recomendó que hiciera esta colaboración con Desigual, así que se cerró el círculo. Y creo que, como con cualquier cosa, realmente no puedes romper las reglas correctamente a menos que las conozcas, así que tenía una buena base en la moda y a través de la experimentación. Intentaba cosas y ocasionalmente algo no funcionaba, pero en su mayor parte, las cosas funcionan. Creo que si tengo una habilidad es que también soy capaz de mezclar diferentes elementos y diferentes texturas y diferentes épocas y colores y patrones y hacerlo con relativa facilidad y con grandes efectos, ¡eso espero!

-¿Qué es lo más emocionante para usted de esta colección hecha con Desigual?

Bueno, la ropa de Libertine es increíblemente cara y prohibitiva para una gran parte de la gente. Pero nuestra ropa se fabrica en Estados Unidos en cantidades muy pequeñas con telas excepcionalmente bien elaboradas, impresas a mano en Italia, y luego nuestra ropa se termina a mano. De esta manera, cada pieza de Libertine es revisada por un ser humano y trabajada a mano en nuestro estudio en Los Ángeles. Y eso no es barato. Ahora bien, la mayoría de los principales diseñadores no producen ropa en Estados Unidos, sino en China, Vietnam o cualquier otro país. Así que es emocionante haber podido producir esta ropa que casi cualquiera puede pagar. Cualquiera puede permitirse una pieza o dos. Entonces, llevar la estética Libertine junto con Desigual a más personas y a una mayor audiencia es emocionante.

- ¿Cuáles fueron los elementos más desafiantes en el proceso de creación de esta colección?

Lo más desafiante que tengo que decir es que estamos a 5000 millas de distancia, así que fui a Barcelona un par de veces para trabajar juntos, y luego trabajamos por Zoom o mensaje de texto o enviándonos fotos de un lado a otro. Pero el resto del tiempo es mucho más fácil cuando estamos juntos para crear este tipo de cosas.   Pero lo hicimos funcionar  maravillosamente.

Tags

Lo Último

Te recomendamos