Estilo de vida

‘Crazy Rich Costeños’: las bodas más lujosas de Latinoamérica la puede vivir en Cartagena

Estas son las experiencias de millonario que puede vivir en la capital de Bolívar, con nuevos hoteles y restaurantes alrededor de las bodas.

Bodas Cartagena que hacer

Casarse en Cartagena puede ser un cliché, pero no: en la ciudad colombiana usted puede vivir las fiestas más lujosas del planeta en los mejores hoteles.

Si usted se vio ‘Locamente Millonarios’, podría acordarse no solamente de la elegancia de Michelle Yeoh, sino de la extravagante boda que tuvo uno de los personajes secundarios en Singapur, una de las capitales más ricas del mundo, estilo años 20 e inundando una iglesia y todo (no al estilo latinoamericano en su temporada de lluvias, sino evocando un mágico arrozal asiático).

Pues bien, este nivel es el que están alcanzando las bodas en Cartagena y en su centro histórico, donde varios operadores turísticos e instituciones como COTELCO han mostrado que la ciudad es más que otro destino caribeño: es el propio centro del lujo en Latinoamérica, capaz de competirles a destinos como México y Brasil.

De hecho, según estadísticas de la institución turística, en Cartagena se movilizaron 7,2 millones de pasajeros el último año. Y el 96% afiliados entienden un sector que se mueve con las ensoñaciones más opulentas que se puedan imaginar.

Lee también: 30 años para unirse: Luis Miguel y Stephanie Salas dejan rencilla y comparten con sus parejas la felicidad de su hija

Es por eso que actualmente se reciben bodas de Puerto Rico, República Dominicana, Brasil, México, Estados Unidos y Costa Rica. E incluso la nueva conectividad con Zúrich atraerá a europeos que ven en la ciudad un lienzo de ensueño.

Esto fue lo que mostró DDING Forum + Cartagena Wedding Dreams, con una exquisita pasarela producida por Franklin Ramos en la Plaza de la Proclamación, donde Francesca Miranda mostró su versátil propuesta para novias. Desde piezas clásicas, con telas ricas en bordados, hasta diseños más prácticos y sencillos, para aquellas que quieran dar un uso extra a esa pieza de uno de sus mejores momentos.

El evento congregó a más de 60 participantes internacionales, que muestran cómo las bodas pueden ser, más allá del evento que se ve en realities o en los Instagrams de los famosos, tan personales y espectaculares en la experiencia como se quisiera.

Así, de un desfile lleno de flores, se pueden hacer fiestas en Casa 1537, donde puede crear junglas mágicas, llevar las mejores orquestas y acceder al catering que ofrecen chefs como los del Hotel Capellán o Intercontinental, entre otros. Y por supuesto, los espacios de la ciudad ofrecen confort y lujo antes, durante y después del enlace para cada necesidad.

“Trabajamos en crear diseños exclusivos. En transformar cada espacio y en crear experiencias para que los extranjeros, que son mucha parte de nuestro mercado potencial, puedan ver todas las bondades que tiene Cartagena. Y no es un cliché, porque hay experiencias más allá de esto. Al tener experiencia, hemos crecido en crear una industria realmente capacitada para manejar todo tipo de clientes con alta calidad de servicio, con logística y decoraciones magistrales. Como directora de ABC para Colombia, me esfuerzo por mostrar cómo se puede unir a todo el sector del país. Y veo, por ello, que Cartagena tiene un lujo muy especial. Resaltamos la arquitectura, la gastronomía de la ciudad y cada una de nuestras raíces es parte de ese lujo. Trabajar en conceptos que tengan que ver mucho con la historia de la ciudad, y la moda es parte activa de nuestra creación a la hora de crear estos universos”, le cuenta a NUEVA MUJER COLOMBIA Mary Cueter, wedding planner, creadora del evento y planeadora de ceremonias a nivel internacional.

En esto coincide Liliana Rodríguez, directora ejecutiva de COTELCO Cartagena.

“Cartagena ya ha sido reconocida con premios latinoamericanos y mundiales de turismo como destino de bodas. El componente cultural del Centro Histórico ha jalonado la realización de estos eventos y se ha entendido el potencial de las bodas como impulsor de su economía. Y todo está relacionado con las actividades a su alrededor. Paseos en la tarde, fiestas en catamarán, fotografías, etc”, le explica a NUEVA MUJER COLOMBIA.

Esto es lo que también generan sus hoteles, dispuestos para cada momento de la ceremonia. Y que se refinan aún más en su privacidad, descanso, confort y en una armonía única de arquitectura y servicio.

Hoteles únicos y fiestas únicas

Dejando de lado el relato colonial problemático y caduco, Cartagena es un lienzo y sí, cada vez se crean espacios más intimistas y lujosos para retener imágenes únicas en la memoria. Esto se puede ver en lugares como Amarla, afiliado de COTELCO.

En el centro histórico, hay una piscina en su terraza cerca a la Catedral de San Pedro Claver. Amarla Boutique brilla en su discreción, con confortables habitaciones llenas de libros, de diseño y de productos de Loto del Sur, marca insignia de los hoteles cartageneros y de belleza en Colombia a la hora de reinventar productos locales. Camas cómodas y una experiencia de moda antes de subir a la terraza donde se puede ver la histórica edificación.

Esta no se puede ver, claro, en un hotel como el Capellán, de Getsemaní, un barrio reconvertido en un spot cultural atractivo para extranjeros. Pero sí el conjunto de la ciudad entera atravesando sus niveles de cuatro pisos, donde hay un spa al aire libre y desde donde su atractiva piscina con cascada se pueden ver los atardeceres cartageneros (Terraza Abadesa y Bar Piscina) dentro de un hotel galardonado.

Lea también: Así fue la llegada de Luis Miguel a la boda de Michelle Salas

Puede tomarse, así, un Mojito o Cuba Libre, cócteles tradicionales, o un Martini Blanco con Carimañolas, u otros fritos. En medio de un clima ya no tan sofocante, puede ser una experiencia maravillosa. Pero la arquitectura del hotel nivela muy bien estas veleidades: la casa está nivelada con sofisticados estanques en el interior de la casa colonial, donde se puede subir a los diferentes pisos y halls en un ascensor.

Claro, la joya del hotel es su suite, insonorizada, con un televisor giratorio y con una cama de la cual no despegarse, y en donde se disfruta ese delicioso silencio de la soledad en uno de los espacios más lujosos de la ciudad.

Y por supuesto, su menú de tacos, costillas a la brasa, salmones y postres como la tarta de coco que sintetizan de manera sutil y original los sabores criollos, caribeños y mexicanos. La costilla con salsa de corozo o el salmón con salsa de maracuyá son exquisiteces servidas en generosas proporciones. Y por supuesto, no deje de probar el pulpo al grillé.

¿Lujo exuberante, mundos imposibles? Ya hay toda una industria dedicada a ello. Más en una ciudad que renueva su relato tropical para crear los ensueños más delirantes. Uno que sería digno de la mismísima familia Young en la lejana Singapur, pero ahora en un país con una oportunidad de negocio cada vez más refinada y boyante.

DV Player placeholder
Tags

Lo Último

Te recomendamos