Jalisco

Contrapropuesta sobre El Zapotillo no afectará abasto de agua para Guadalajara, afirman pobladores

Habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo señalan que con el vertedor sólo buscan una garantía para que sus comunidades no se inunden y la ciudad de Guadalajara aún así tendrá agua

La propuesta del vertedor implicar recortar una parte ya construida de la cortina de 80 metros.

La contrapropuesta que los habitantes de Temacapulín, Acasico y Palmarejo presentaron a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para destrabar el conflicto de la presa El Zapotillo, de todos modos termina beneficiando a la Zona Metropolitana de Guadalajara para que tenga suministro, señalaron defensores de las tres comunidades.

El pasado domingo, los habitantes de los pueblos presentaron al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, un acuerdo para permitir se ponga en operación la presa El Zapotillo, pero con la condición de realizar una obra esencial que garantice que ninguna de las tres comunidades de Los Altos de Jalisco se inunden.

El presidente dijo que se evaluaría la contrapropuesta, aunque la misma no fue del agrado del gobernador Enrique Alfaro Ramírez.

Obra necesaria para evitar inundaciones.

El 14 de agosto pasado la Conagua presentó dos propuestas a los habitantes de los tres pueblos para destrabar de una vez por todas el conflicto de El Zapotillo.

  1. Se permitía a la presa operar con una cortina de 80 metros. Sin embargo estaría como máximo a 60% de su capacidad total con lo cual se evitaría la inundación de los tres poblados (Nivel de agua de 48 metros).
  2. La presa no se ponía en operación, pero de todos modos tenían que ponerse diques y otras obras preventivas porque no se le podía dejar de dar mantenimiento.

Tras dos meses de negociación, finalmente el domingo pasado los vecinos de las tres comunidades aprobaron la operación de la presa bajo la condición de la construcción de un vertedor que desfogue el agua.

Única medida necesaria

Expertos mexicanos y de la Universidad de Delft en Holanda explicaron en rueda de prensa la necesidad del vertedor.

Señalaron que con la propuesta de Conagua, en un fenómeno extraordinario y la combinación de factores, con una crecida importante de agua, se podría no sólo inundar Palmarejo, sino incluso las otras dos comunidades.

Entre estos factores se encuentra que la presa se ubica en una zona de deslaves e inestable, rocas que pueden bloquear los canales de desfogue de la presa; del mismo modo las represas de materiales sólidos, por su edificación y ubicación, puede que no retengan todas las rocas y lodo, lo que puede provocaron otro taponamiento. Finalmente, que sea una persona quien abra y cierre las compuertas en caso de crecida, también puede desencandenar en un error por el factor humano.

El vertedor, que no es otra cosa que retirar parte de la cortina, serviría para desfogar el agua si alcanza cierto nivel, función semejante a los agujeros de los lavabos que impide se desborde el líquido.

Guadalajara sale ganando, afirman defensores de Temacapulín

Defensores de los pueblos de Temacapulín, Acasico y Palmarejo, señalaron que faltan mediciones a partir de la contrapropuesta que presentaron sobre la presa El Zapotillo para definir a cuanto llegaría el nivel de agua si se aprueba la construcción del vertedor que demandan. Dicen es prematuro hablar que quedará a 42 metros.

Destacan algo importante: Guadalajara no dejará de recibir agua.

Expresaron que cuando la ciudad de León, Guanajuato estaba contemplada dentro de la distribución de agua de la presa con una cortina de 80 metros, a Guadalajara ni siquiera la consideraban en el reparto.

Habitantes de los pueblos afirman que ellos no quieren negar el agua a la ciudad, sólo que sus comunidades no se inunden.

Con León fuera de la ecuación, aunque Guadalajara no reciba los tres metros cúbicos por segundo que se pretende, si tendrá el agua que en un principio le estaban negando.

“Eso es importante, porque en realidad sí va haber ajustes con esta contrapropuesta, pero recuerden ustedes que el proyecto original de 80 metros era sólo para León. Guadalajara estaba fuera; es decir, la demanda que pide Guadalajara con una presa ajustada a 48 metros o 46 metros le da perfectamente su demanda. Eso es importante aclararlo también para estas reacciones que ha tenido el gobernador del Estado”, aseveró María González Valencia, representante del Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario (IMDEC).

“Nunca los pueblos hemos estado en contra de cumplir con el derecho humano al agua para todos y para siempre”, expresó Gabriel Espinoza, vocero de las comunidades.

Tags

Lo Último


Te recomendamos