Atracción fatal: caras vemos ... consecuencias no sabemos

Cuando engañamos a nuestra pareja, tal acción pone en evidencia los valores y conceptos de quien la ejerce

Por:

La infidelidad está por todos lados. Hombres y mujeres por igual, sin generalizar, cuando están comprometidos, ya sea dentro de un noviazgo comprometido o matrimoniados, suelen caer en la tentación de buscar en alguien más lo que muy probablemente con su pareja no encuentran o no saben cómo pedírselo. Sin embargo, en estas dinámicas de andar poniendo el cuerno muchas veces damas y caballeros, sin darse cuenta, pueden engancharse con una persona que bien podría convertir sus vidas en un verdadero infierno.

 Y, por favor, no piensen que exagero. No crean que situaciones extremas como la de la película “Atracción Fatal” (1988) con Glenn Close y Michael Douglas sólo pasan en la pantalla grande. Nada de eso. Vivimos en un mundo donde, afortunada y desafortunadamente, por lo regular la realidad siempre acaba por superar a la ficción. Por eso es muy importante que antes de hacer cualquier cosa piensen muy bien en dónde están parados porque las consecuencias de tomar una decisión como ésta pueden ser catastróficas en todos los aspectos de su vida.

 Pero, ¿qué tan peligroso puede ser para un hombre y una mujer echarse una canita al aire sólo una vez?, ¿de verdad al hacer esto corre tanto riesgo el vínculo con su novi@ o con su espos@? La respuesta es simple y contundente: ¡Sí!

Tan sólo reflexionen por un momento (principalmente aquellos que están a punto de ser infieles, aunque también valdría que aquellos que ya lo están siendo también lo piensen) si verdaderamente conocen profundamente a esa persona con la que pretenden tener algún episodio de sexo ocasional para sosegar esa inquietud detonada probablemente por la monotonía de su vida íntima. Esa persona, hombre o mujer, ¿consideran que es una persona psicológica y emocionalmente equilibrada, discreta, sana (en su mente y en su salud), carente de malicia?, ¿por un momento han valorado lo que podría ocurrir si ustedes le ocultan que están casad@s y él/ella posteriormente se enteran del engaño?, ¿cuál será su reacción? ¿Verdad que no es tan sencillo como lo imaginamos?

Con todo y lo mucho que hemos avanzado como sociedad y que con el paso de los años hemos logrado sacudirnos de algunos prejuicios con respecto al tema de la monogamia y la infidelidad, lo cierto es que cuando engañamos a nuestra pareja, tal acción pone en evidencia los valores y conceptos de quien la ejerce porque, sin importar las razones por las cuales comete tal acto, manifiesta que esa persona con la que convive, converge y coexiste no le interesa en lo más mínimo, ni sus sentimientos, ni sus necesidades… 

 Adentrarse en terrenos de la infidelidad con personas a quienes prácticamente no conocemos es como jugar a la ruleta rusa, poner en la cuerda floja todo cuanto somos y cuanto tenemos. Nuestra relación, nuestra familia, nuestro trabajo, nuestra reputación, la manera como nos perciben aquellos con quienes convivimos a diario y nos respetan… ¡todo! Tirar a la basura valores y conceptos que lleva toda una vida construir y consolidar solamente lo puede hacer un tonto o un egoísta y eso, al final del día, es lo que tienes que poner sobre la balanza antes de cometer un error que te puede costar muy caro. Nada de lo que has logrado a lo largo de toda tu existencia vale un momento de calentura. ¡Piénsalo!

 Y no olviden que todos los sábados los espero en punto de las 23:00 horas en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (121 de Cablevisión y 121 de Sky).

Loading...
Revisa el siguiente artículo