La columna de Yazmín Alessandrini: catálogo de relaciones tóxicas

Son dinámicas emocionales negativas que lo mismo las tenemos en el hogar, en el trabajo, en la escuela, en nuestra colonia y, por supuesto, con nuestra pareja

Por:

Vivimos en la era de las relaciones tóxicas. Hombres y mujeres las vivimos a todo nivel y en cualquier ámbito de nuestras vidas. Son dinámicas emocionales negativas que lo mismo las tenemos en el hogar, en el trabajo, en la escuela, en nuestra colonia y, por supuesto, con nuestra pareja. Y son tan frecuentes que muchos estamos acostumbrados a ellas, a grado tal que las consideramos como algo “normal” e, incluso, si en algún momento llegamos a estar libres de ellas nos sentimos mal o incompletos, lo que definitivamente es síntoma de que ya hemos llegado a desarrollar ciertas patologías por este tipo de vínculos.

Para aquellos que no conozcan sobre las relaciones tóxicas y quieran evitarlas a toda costa en su vida, cabe mencionar que éstas nos hacen sentir mal, alteran nuestro comportamiento sin que lo podamos controlar y destruyen tanto nuestra esencia como nuestra personalidad. En resumen, se trata de relaciones que nos vuelven infelices y de las cuales es muy complicado salir.

Los ingredientes principales de una relación tóxica son: una persona dominante y una persona sumisa, básicamente; también debe existir un serio problema de comunicación, aderezado con manipulación, mentiras, chantajes, agresión e, incluso, violencia (psicológica, verbal y física), lo que definitivamente nos dice que existen formas de amar sumamente peligrosas y lesivas, tanto que existen estudios que arrojan que el 36% de la población mundial pasa en estos momentos por una relación tóxica.

 Entre las principales relaciones tóxicas encontramos las siguientes:

 • Hostigante.- En donde una de las dos partes acosa y hostiga al otro constantemente. Lo persigue, lo vigila cuando el otro no lo sabe, lo insulta, lo menosprecia, lo subestima y lo hace saber que nos es dign@ de toda la confianza y por eso se da el acoso frecuente.

 • Narcisista.- En este tipo de relación, siempre, uno de sus componentes es un egoísta consumado, sólo habla de sí mismo, de lo que hace, de lo que le pasa. El mundo gira a su alrededor y lo único que importa es su satisfacción, mientras el otro simplemente es una especie de espectador.

 • Caótica.- Ésta es una relación totalmente inestable e imprevisible, de episodios explosivos, donde el común denominador es la bipolaridad de uno de sus componentes. En este tipo de relaciones puede existir algún tipo de adicción al alcohol o a las drogas.

 • Paranoide.- Aquí también existe mucha desconfianza y también celos, muchos celos. Se trata de un vínculo en el que uno de los dos componentes se pasa la vida pensando que lo están engañando y por eso vigila el teléfono celular y la computadora de su pareja, le controla las llamadas y las salidas con los amigos habituales… ¡un verdadero infierno!

 • Obsesiva.- Ésta es muy común porque se trata de una relación en la que uno de los dos le saca la vuelta al compromiso pero al mismo tiempo exige que el otro esté a su total disposición. Quiere saberse en control total de la relación, tener atada a su pareja y al mismo tiempo contar con libertad suficiente para seguir comportándose como solter@.

 • Antisocial.- Aquí existe mucho maltrato de por medio, hay gritos, golpes, menosprecio de uno hacia el otro, lo hace sentir mal todo el tiempo a través de humillaciones de todo tipo y al final del día el agresor no experimenta sentimiento de culpa alguno.

Y tu relación ¿cómo es?

 Y no olviden que todos los jueves los espero en punto de las 23:00 horas en su programa “Exclusivo Para Hombres”, que se transmite por Telefórmula (121 de Cablevisión y 121 de Sky).

Loading...
Revisa el siguiente artículo