logo
/ Foto: Pixabay / Foto: Pixabay
Algarabía 02/07/2021

Nuevos juegos olímpicos: Clásicos que nunca debieron irse y novatos disruptivos

El surf tuvo un boom durante el siglo XX, cuando el nadador hawaiano Duke Kahanamoku ganó el oro en los Juegos de Estocolmo 1912

«Do you know what my favorite part of the game is? The opportunity to play.»

«¿Sabes cuál es mi parte favorita del juego? La oportunidad de jugar»

Mike Singletary

La XXXII edición de los juegos olímpicos está cerca de celebrarse y tras su cancelación en 2020, debido a la crisis sanitaria originada por el COVID-19, todos estamos a la expectativa de las sorpresas que Tokio 2021 trae para nosotros, especialmente cuando han decidido incluir algunos deportes que, hasta hace poco, eran considerados como alternativos.

Conoce más sobre los nuevos deportes de las olimpiadas

Karate

Para sorpresa de muchos, este deporte japonés — que nació durante el siglo XVII, en las islas de Ryukyu, hoy conocidas como Okinawa— forma parte de la lista de nuevos deportes de las olimpiadas.

Inicialmente el «Te» surgió por la necesidad de los guerreros nobles que defendían a Sho Tai, el último rey de esta región. Posteriormente su técnica fue influenciada por artes marciales de esa y otras latitudes, como el kung fu —perteneciente a las artes marciales chinas — y otras disciplinas típicas de Indonesia, Tailandia y Filipinas.

Para el siglo XX se había convertido en karate –Do, un nombre que recibió al evolucionar con la influencia de técnicas japonesas más modernas, como el kendo, el judo y el aikido. Es por esta larga trayectoria histórica que se incluyó en Tokio 2021, pero el comité ya lo ha excluido de Paris 2024 y estamos a la espera de verificar su inclusión en Los Ángeles 2028.

Foto: Wikimedia Commons.

Béisbol

Para este deporte la historia es diferente, ya que ha estado presente en los juegos olímpicos desde 1904, cuando apareció por primera vez como deporte de exhibición, hasta ahora han sido 12 las veces que ha sido parte de esta categoría extraoficial en las olimpiadas, dejando gratas experiencias como la edición en Melbourne en 1956, que registró la mayor cantidad de espectadores.

Incluso en 1992, el Béisbol tuvo su debut como un deporte de categoría completa, pero el gusto nos duró poco ya que en 2005 se decidió dejarlo fuera de las olimpiadas de 2012 en Londres.

Esta vez, celebramos que el deporte de Babe Ruth tenga una nueva oportunidad para coronarse en las olimpiadas y deseamos larga vida al bat olímpico.

Foto: Wikimedia Commons. Babe Ruth, 1922.

Softbol

Este deporte — cuya representación es únicamente femenina— tuvo la misma suerte que el béisbol ya que en Atlanta 1996 ya había tenido un espacio dentro del medallero oficial y fue posteriormente excluido de las olimpiadas de 2012.

Ambos tuvieron como última participación la edición de Pekín en 2008, ocasión en que las japonesas recibieron el áureo emblema, seguidas de las estadounidenses y las australianas. Este año, mujeres de diferentes nacionales se agruparán para representar una disciplina que logró cumplir con los parámetros necesarios para volver al medallero.

Foto: Wikimedia Commons

Surf

Con un milenario origen polinesio —desarrollado por los antiguos habitantes de Hawái y Tahití—, el surf tuvo un boom de popularidad durante el siglo XX, cuando el nadador hawaiano Duke Kahanamoku ganó el oro en los Juegos de Estocolmo 1912 y dijo que su sueño era ver a su deporte dentro de las olimpiadas.

Uno de los motivos que obstaculizaba su inclusión es la dificultad que tendrían los países carentes de salida al mar para poder gestionarlo. A más de cien años de la declaración de Dike, el surf finalmente forma parte de la lista de nuevos juegos olímpicos que nos mantendrán interesados. esperamos que esta no sea una situación de «debut y despedida».

Foto: Wikimedia Commons. Lone Alaia, board surfer.

Skateboarding

Es momento de mencionar al más joven y rebelde de los nuevos juegos olímpicos y es que, aunque no pertenece a una tradición milenaria ni es reincidente olímpico, el skateboarding es uno de los más esperados, especialmente por las almas afines a las disruptivas décadas de los 60 y 70.

En este periodo no sólo la música y la política se modificaron, también los deportes estaban volviéndose “extremos” y skateboarding fue uno de ellos, el origen geográfico no está del todo definido, pero muchos historiadores del siglo XX relatan a jóvenes de California que agregaron ruedas fijas a los extremos de tablas delgadas y recorrieron las calles imitando las osadías de los surfistas.

Sin duda, ver a los profesionales competir para aparecer en el medallero en esta primera aparición del skateboerding, como uno de los nuevos juegos olímpicos, será un acontecimiento digno de relatar en años posteriores.

Foto: Pixabay

La selección de estos nuevos deportes se basó en criterios tales como: la cantidad de practicantes a nivel nacional, su potencial para promover el espíritu olímpico, la antigüedad de las federaciones y su volumen de ingreso por venta de entradas y transmisiones televisivas.

Sin importar si somos más amantes del béisbol o de skatetboarding, disfrutaremos de estos nuevos deportes olímpicos, porque para nosotros —como para Mike Singletari— la parte favorita del juego, «es la oportunidad de jugar».