logo
 /
AutosRPM 26/12/2018

Este centro de carga ultrarrápida supera por mucho el supercargador de Tesla

BMW, Daimler y Porsche han colaborado en un prototipo de estación de carga ultrarrápida que supera con creces el supercargador de Tesla.

BMW y Porsche revelaron una estación de carga que brinda suficiente potencia a los vehículos eléctricos para conducir 100 kilómetros en menos de tres minutos.

Este prototipo de carga ultrarrápida tiene una capacidad de 450 kilovatios, esto es, más del triple de los supercargadores de Tesla. Los vehículos desarrollados para recibir esa cantidad de energía consiguieron recargar un 80% de su capacidad en 15 minutos. Las estaciones de Tesla son capaces de hacerlo en aproximadamente 30 minutos, de acuerdo a su página web.

Los fabricantes de vehículos eléctricos buscan, por un lado, mantenerse por delante de la cada vez más estricta regulación de emisiones contaminantes, y por el otro, superar los obstáculos para los consumidores relacionados con los costos, tiempos de carga e infraestructura.

Tal vez te interese: ¿Cómo se carga un vehículo eléctrico? Aquí el A, B, C

Crean consorcio para desarrollar centros de carga ultrarrápidos

La estación de carga superalimentada ha sido desarrollada por un consorcio formado por BMW, Daimler AG y la empresa matriz de Porsche, Volkswagen AG, el gigante de ingeniería Siemens AG, así como especialistas en energía de Allego GmbH y Phoenix Contact E-Mobility GmbH.

La estación en Bavaria se abrió al público el miércoles, y es de uso gratuito para los modelos existentes, de acuerdo con un comunicado de BMW. Debido a la demanda, ya están construyendo una red de carga rápida en las principales autopistas de Europa.

Un inconveniente: el cargador ofrece más potencia de la que pueden asumir los modelos actuales. El BMW i3 limita su consumo de energía a 50 kilovatios, mientras que el iX3 con batería lo triplicará a 150 kilovatios cuando se lance en 2020.

Para que los vehículos de prueba resistieran la sobrecarga eléctrica total, Porsche utilizó un sistema de enfriamiento que mantiene las celdas de la batería a una temperatura constante, mientras que los cables también se enfriaron. Siemens proporcionó un suministro de energía de voltaje eléctrico más alto para probar los límites de la descarga de energía.