Niño escribió a 50 compañías de autos pidiéndoles una calcomanía, consiguió mucho más que eso

Por danaechavez

Este niño consiguió lo que muchos soñamos. Tener contacto con nuestras marcas de autos y recibir de ellas, mucho más de lo que pedimos. Estoy segura que esta historia despertará a tu niño interior.

Siempre me han gustado los autos. Es más, recuerdo que de pequeña jugaba con los Hot Wheels de mi primo. O  me encantaba ser una corredora apasionada de Mario Kart en el Nintendo 64. Pero nunca me pasó por la mente escribir una carta a las armadoras y pedirles algo para mí. Creo que tiene mucho que ver, aquella convicción interna de saber que no tienes nada que perder y todo por ganar, incluyendo el impulso de tus padres.

foto4volvobmwben-b8e174e01f838fed3b42f38278638e11.jpg

En esto mismo creía Patch Hurty, un niño que ama los autos. Tanto, que algunas de sus primeras palabras que aprendió a leer fueron nombres de automóviles. Pero algo que realmente le cambió la vida, es que a la edad de cinco encontró un logo de Ford tirado en la calle, cerca de su casa en Connecticut. Lo que le hizo pensar que sería genial tener algún tipo de logotipo o calcomanía de todas las armadoras de la industria. Pues no puedes esperar que todas caigan a un lado del camino.

¿Qué hizo Patch para conseguir más logos de autos?

Este niño les escribió una carta a cada compañía de autos. Su madre Lindsay Hayes, lo ayudó a armar un mensaje sencillo para enviarlo. Explicando que le encanta ver los coches pasar por su casa y que un día se encontró un logo, haciéndolo soñar que sería increíble tener uno de cada una de las armadoras de la industria.

Cada carta incluía una moneda de su alcancía y una foto de Patch parado frente a un auto. Él firmó los mensajes y enviándolos por correo tradicional a más de las 50 empresas, incluso a aquellas que ya no existen como Saturn.

foto1volvobmwben-861d7f4184b3c409baa282d8aac027e0.jpg

Foto: Lindsay Hayes Hurty – popularmechanics.com

Entonces, lo inimaginable sucedió…

Volvo envió un gran logotipo, con una carta devolviéndole su moneda, un frisbee y muchos dulces para compartir. Jeep se disculpó por no tener insignias del modelo que quería, pero le envió un letrero de metal, una gorra, un bolígrafo y un llavero. Bentley envió la tapa central de una rueda. BMW le envió una carta y un nuevo emblema de la marca para que lo agregara a su colección.

Lincoln envió un boceto a lápiz de un Continental. La tarjeta de Infiniti también estaba escrita a mano y firmada por nueve personas. Lo mismo ocurrió con Tesla, Bugatti y muchos otros más. Casi todos devolvieron la moneda.

Incluso algunas de las compañías que ya no venden autos intentaron hacer algo. Suzuki, a pesar de no vender autos en EU, le envió un llavero, calcomanías y folletos de sus motos y vehículos todo terreno. Isuzu explicó que salió del mercado de autos en 2008 y que ahora vende camiones comerciales, por lo que envió un par de modelos de la marca en alianza con Hot Wheels.

foto5volvobmwben-9737134bde4342e72ac0720bbda3b385.jpg

Al ver la respuesta por varias de las armadoras, Patch estaba más que emocionado. Y sus padres lo estaban más, pues no pensaban que iban a recibir contestación. Ahora, tiene recuerdos de casi todas las compañías de autos. Aunque, según Patch le dijo a Popular Mechanics, que seguramente su primer auto será de Ford. "Todavía tengo un lugar especial para Ford en mi corazón. Fue el primer logotipo que encontré y gracias a él comenzó este proyecto de amor y autos".

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo