AutosRPM

Antes, durante y después de problemas con tus neumáticos

Aprende a mantener en las mejores condiciones tus neumáticos, y no pierdas la cabeza en caso de un percance, siguiendo estos consejos.

Siempre repetimos lo importante que resulta mantener nuestro auto en el mejor estado mecánico. Cuando el coche y sus componentes se encuentran en buenas condiciones, reducimos la posibilidad de sufrir un imprevisto.

De acuerdo con los especialistas en seguros El Águila, los servicios y mantenimientos preventivos de tu vehículo pueden reducir hasta en un 60% la probabilidad de sufrir un accidente vial. Además, considera que las condiciones de la carretera son aún más desafiantes, por lo que esa revisión o  mantenimiento adicional son fundamentales.

Los neumáticos

Uno de los componentes del vehículo con mayor desgaste son los neumáticos. Se recomienda cambiarlos antes de que presenten una degradación considerable. Una buena referencia es el grabado: cuando éste comienza a perderse, las llantas disminuyen cada vez más sus cualidades de resistencia, agarre, drenaje y estabilidad.

Si aún tienen buen dibujo, te recomendamos que revisen en un taller si están correctamente alineadas y balanceadas. Que reciban un servicio de revisión y, en su caso rotación para distribuir de mejor forma el peso del coche y mejorar la estabilidad y dirección.

Es fundamental revisar y ajustar con regularidad la presión de inflado, conforme a las recomendaciones del fabricante. Podemos hacerlo cada vez que vamos a cargar gasolina, ya que el personal generalmente cuenta con el equipo para realizarlo.

Si la presión es baja, se requiere mayor esfuerzo para avanzar, consumiendo más combustible y con pérdidas de estabilidad. Por otra parte, una presión superior podría ocasionar que la llanta reviente mientras conduces (especialmente con el incremento de la temperatura).

Otras situaciones presentes en el camino, como baches, clavos, vidrios y tornillos, podrían reventar una llanta si los “agarramos” a gran velocidad, ocasionando pérdida de control del auto.

En caso de que reviente

Una reacción común, y muy poco recomendable al perder el control por ponchadura, es frenar fuerte e intempestivamente. En lugar de ello, debemos sujetar el volante con firmeza conservando la dirección del automóvil, es decir, evitando derrapes.

A continuación debemos reducir la velocidad paulatinamente, encender las intermitentes y buscar llegar a la orilla en un sitio seguro para ti y otros vehículos.

Cuando los neumáticos se encuentran en buen estado el consumo de combustible es menor y el manejo es más placentero. Esperamos que esta información te sea de mucha utilidad y que tengas un excelente viaje.

Tags

Lo Último

Te recomendamos