3. Los fluidos del auto: Refrigerante

En esta serie aprenderás más sobre los fluidos del automóvil. En la tercera entrega, el refrigerante, te contamos sobre sus características.

Por Octavio León Urrutia

Desde 1926 se utilizan sistemas para regular la temperatura del auto, ayudando a evitar el sobrecalentamiento o congelación de sistemas, componentes y fluidos.

El refrigerante no es lo mismo que el anticongelante. De hecho, el anticongelante es una propiedad presente en el refrigerante, que, como su nombre lo indica, previene que el fluido se congele por las bajas temperaturas.

El objetivo principal del refrigerante, es dispersar el exceso de calor que se genera en el motor debido a lo combustión.

liquidoanticonge-fa2a9a8340e8eb0cb30c93199638a02a.jpg

¿Cuál refrigerante usar?

Estos fluidos tienen colores vistosos como verde, rojo, morado o azul (en términos generales, el color marrón es síntoma de degradación). Recuerda que el color no es un parámetro confiable para conocer el tipo de refrigerante que necesitas.

Las compañías automotrices utilizan tres tipos principales: tecnología de aditivos inorgánicos (IAT, por sus siglas en inglés), tecnología de ácidos orgánicos (OAT, por sus siglas en inglés) y tecnología de ácidos orgánicos híbridos (HOAT, por sus siglas en inglés). Toma en cuenta que existen productos especiales para motores a gasolina o diésel. Debes evitar mezclar los diferentes tipos, ya que su composición -y acción- es distinta.

Muchos fabricantes de autos cuentan con sus propias formulaciones en los catálogos de "equipo original (OE, por sus siglas en inglés). También hay productos genéricos que prometen una composición compatible, con precios más accesibles y significativamente más fáciles de conseguir.

anticongelanteco-4ecc2a8c44209afd1059861654922ce0.jpg

¿Cómo usarlo?

Hace años, sólo era posible adquirilo como refrigerante puro, y había que diluir este líquido con agua. Por supuesto, las cosas pre-diluidas son más convenientes, pero se termina pagando mucho más por menos refrigerante. Hoy en día existen ambas alternativas, por lo que debes leer las instrucciones antes de utilizarlo.

Es normal que baje el nivel en el depósito debido a la circulación y temperatura. Las pérdidas anormales se deben generalmente a grietas en bandas o mangueras del sistema que lleva el refrigerante, por lo que se recomienda lubricar estas piezas cada tanto.

El depósito suele ser transparente por lo que es fácil de ubicar para comprobar el volumen del líquido. Observa que el nivel esté entre las marcas mínimo y máximo, para verificar que está correcto.

Jamás debes abrir el tapón cuando el auto está caliente, ya que podrías sufrir quemaduras graves. Dependiendo el tipo de fluido, se recomienda cambiarlo entre 2 y 5 años, o de 30 mil a 50 mil kilómetros (revisa el manual de usuario, y las recomendaciones de tu líquido refrigerante).

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo