¿Autos, viajes y vida feliz en redes sociales? Conoce cuándo es causa de envidia

Por Jessie Espinosa

Estamos en la era digital, donde nuestra imagen virtual tiene un rol protagonista. Sin embargo, esta exacerbación del individualismo puede detonar emociones negativas en las personas, como la envidia.

Autos, viajes, reconocimientos, familia feliz… Las personas en las redes sociales buscan proyectar la mejor cara ante los demás.

Sin embargo, ¿en qué casos la envidia se apodera de las personas observadoras?

e1ea7f658849e722-9e1e74c605ba1b4a3feea24a6a85c7f5.jpg

Con información de Association for Psychological Science, una investigación publicada en Psychological Science, las personas son más envidiosas de las cosas que aún no han sucedido.

¿Cómo? Así es. Es más causa de envidia una experiencia que está por suceder en otra persona, que cuando ya sucedió.

En palabras del científico psicológico Ed O’Brien, de la Escuela de Negocios Booth de la Universidad de Chicago:

"Los eventos envidiables pierden algo de poder sobre nosotros una vez que esos eventos están en nuestro pasado".

peoplemanmodelgl-8fbcaa483f167cd7aac2993e86add135.jpg

De esta manera, el estudio detectó que, sin necesidad de influir en los participantes para que afrontaran esa emoción, fue el paso del tiempo el que se encargó de que se sintieran mejor.

Al parecer, no es el primer estudio que comprueba que el futuro nos provoca más emociones que los eventos pasados.

¿Por ejemplo? Estrés, emoción, ansiedad y efusividad con respecto a lo que va a acontecer.

Finalmente, la incertidumbre, las expectativas y la falta de control del resultado de cierto evento puede ser emocionalmente abrumador.

car3229816960720-f49652c5b689d620bd4b27391b84a56d.jpg

Lo mismo sucede con la envidia

 

Lo más interesante del estudio, es que la envidia cambia dependiendo del tiempo en que se experimenta.

En el primer estudio, se les solicitó a 620 participantes que imaginaran que un amigo cercano podría tener las experiencias que los participantes deseaban.

Tal es el caso del coche de sus sueños, promoción en su trabajo ideal o las mejores vacaciones.

bmwrninet514-99fe0923b0194c5deb98bc116b031260.jpg

Mientras que algunos se les solicitó que imaginaran cómo se sentirían antes de que sucediera, a otros se les pidió que imaginaran como si ya hubiera sucedido.

De esta manera, incluso en escenarios hipotéticos, la envidia fue más preponderante antes de que sucediera, no después.

En la vida real, los investigadores lo estudiaron con el Día de San Valentín. Los resultados fueron los mismos: la envidia era mayor antes de 14 de febrero, que el 15 y los días subsecuentes.

hombresautoamorn-810b9f72c3762e6fd479c5ed16c7d982.jpg

Envidia buena y mala

 

Esto también permitió detectar cuándo surgía la envidia benigna, es decir, que es causa de inspiración y motivación.

Como imaginarás, la envidia maligna, manifestada en frustración y mala voluntad, surgía antes del evento, mientras que la positiva aparecía una vez que era cosa del pasado.

¿Conclusión? El tiempo sí lo cura todo, o por lo menos, sí reduce la intensidad de las emociones negativas.

En el caso de las redes sociales, los investigadores destacan que no es lo mismo "ya listo para el viaje a París" o "a días de comprarme mi nuevo Porsche", que "regreso a casa de París".

¿Qué opinas?

Continúa con:

Aprovechar el tráfico para chismear de alguien más puede ser bueno para tu salud

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo