Razones por las que nunca deberías manejar triste o llorando

¿Sabías que manejar triste o con enojo puede ser más peligroso que hacerlo cuando estás borracho?

Por Mariana Valtierra

Según la ciencia, los efectos que causan los estados de ánimo inestables, son de las principales causas de accidentes viales. Esto sucede debido a que la mente y el malestar físico, impiden la visión clara de la realidad.

El enojo o la tristeza, se consideran factores de distracción que elevan el riesgo de percances hasta 10 veces más en un auto.

Razones por las que nunca debes manejar triste La tristeza y el llanto, no se llevan bien con la conducción de un auto

Los riesgos de manejar triste

Manejar bajo los efectos de la depresión o el llanto, genera una carga de estrés excesiva que impide al conductor ser consciente de lo que está haciendo. Cuando una persona está triste y se encuentra manejando, es casi inevitable poder sacar de su mente ese problema que no ha resuelto. Provocando accidentes sumamente fuertes sin que se dé cuenta.

De acuerdo a un estudio, se comprobó que cuando alguien está triste, su cerebro tiene la capacidad de recordar, pensar y sufrir al mismo tiempo, por lo que su atención se centra únicamente en lo que está sintiendo acerca del problema.

Llorar en el auto

Una conducción responsable se basa en muchos elementos. No solo es manejar sin haber tomado alcohol o drogas, si no que también se tienen que tener la suficiente inteligencia emocional para hacerlo cuando se está libre de problemas.

Es importante tener nuestro sentido de alerta siempre activado. Si acabas de pelear con alguien, sientes ansiedad, haz llorado mucho y no dejas de pensar en lo sucedido, te recomendamos no manejar hasta sentirte tranquilo. Así evitarás cualquier tipo de accidente.

Te puede interesar: 5 actitudes que te hacen ser un pésimo conductor

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo