¡Las parejas se pelean más en el auto! Conoce las razones

Si eres de los que se pelea en el auto con tu pareja, comprenderás este artículo a la perfección

Por Jessie Espinosa

¿Cuántas veces el automóvil ha sido el lugar ideal de las parejas para platicar, confesarse y… pelear? ¡Así es! Es común que las parejas elijan el auto para externar cosas que les molestan.

La cuestión es que el auto en sí mismo es un desencadenante de circunstancias estresantes. Conducir ya contiene su dosis de adrenalina y estrés.

Por esta razón, vamos a hablar del por qué muchas personas eligen el auto para "sacar los trapos sucios". Y, por qué no, sacar a relucir todas esas peleas serias que se dan en el carro (aunque en realidad, son muy cómicas).

Razones por las que auto no enciende

El estrés de conducir

Cuando uno conduce, el cerebro está alerta, al pendiente de cualquier peligro y posible amenaza. Está prestando atención al camino y tratando de predecir lo que va a hacer el otro.

En estos momentos ya queremos llegar a descansar, posiblemente estemos hambrientos y, por encima de todo, le damos vueltas y vueltas a las presiones del trabajo.

El agotamiento que produce el manejar en el tráfico es un disparador de mal humor. Y no sólo para el conductor, al copiloto le pasa lo mismo.

Para empeorar la situación, para muchos es el único momento que la pareja tiene para hablar de ciertos temas. Definitivamente no es el mejor lugar, pero seamos honestos, tiene sus ventajas.

pareja

Ventajas

No es tan fácil que la otra persona pueda evadir el tema. Quizá estando en casa, sea más sencillo decir "estoy cansado, ahorita no quiero hablar de eso". Se levante y se vaya.

En el auto seguramente puede decir lo mismo, sin embargo no puede levantarse. Por lo que ambos estarán condenados a estar pensando en lo que se dijo y, muy probablemente, seguir el tema de discusión.

El no "verse a los ojos" facilita hablar de un tema. De alguna manera, como ambos están prestando atención a lo que sucede afuera, puede ser más sencillo sacar ciertos temas.

La otra persona no estará mirándote fijamente con toda su atención, por lo que para algunos es más sencillo hablar.

pelea auto parejas

Es un momento de privacidad. A veces, hay conversaciones que no pueden esperar. Más aún, cuando están saliendo de una reunión con amigos, del trabajo o de la comida familiar, el primer lugar para sacar ese tema que te ahoga es en el carro.

Sin embargo…

Las razones anteriores pueden volcarse totalmente en contra. ¿Por qué? Porque ambas personas están naturalmente más alteradas, aun cuando no se percaten de ello.

Motivo por el cual, vamos a enlistar las causas más comunes por las cuales las parejas tienden a pelearse en el auto.

pelea

No me gusta cómo maneja, ¡y se enoja cuando le digo! 

¿A quién le gusta que la otra persona opine de tu forma de manejar? Esta es la causa más común de pelea en las parejas dentro del auto. Dentro de esta categoría, en primer lugar se encuentra la queja con respecto a la velocidad.

La pareja tiende a quejarse, principalmente, cuando la otra persona maneja muy rápido. También, el que se le acerque demasiado al auto de enfrente, el que maneje de forma precipitada y frene agresivamente, es motivo de pleito seguro.

También, si el conductor se engancha con una pelea de calle, evidentemente la otra persona tratará de intervenir. Sin embargo, si interviene, a veces la pelea se disparará entre ellos, no con el conductor del otro auto.

atrapado en el trafico

Lo que lleva a la siguiente situación: el estrés de perderse (y ya van tarde…). Cada vez pasa menos gracias a la tecnología, sin embargo, si van tarde y no conocen el destino, comienzan las fricciones.

Generalmente, ambas partes asumen un rol activo y, si no están de acuerdo y uno se equivoca, el otro se lo echará en cara.

Solución: cuida más tu manejo. No es lo mismo manejar solo, que acompañado. Si eres el conductor la mayor parte del tiempo, piensa en cómo te puede desesperar el estar sentado en el asiento del copiloto.

Si eres acelerado, te molestará bastante las personas distraídas o que se toman su tiempo. Así que, ¿por qué no mejor hacer un intento y todos manejamos como tenemos que manejar, sin extremos, sin distracciones ni precipitaciones?

sucio

El auto está sucio

Este es otro motivo muy común y se da más en parejas que son muy dispares en su "percepción de la limpieza". Porque seamos honestos, lo que es limpio para uno, es sucio para el otro.

Y ahí es donde empiezan las discusiones. Al que le gusta todo limpio, muy probablemente se tomará personal el subirse a un auto sucio. Tan es así, que no pasa un segundo cuando ya soltó el comentario.

Y, además, no de la forma más amable. Generalmente, tiene sarcasmo, irritabilidad, un tinte controlador. Si a esto le añadimos que la otra persona no le gusta que le "anden diciendo" y es un rebelde sin causa, pensará "ahora menos lo limpiaré".

Es de adolescentes, pero es muy similar a la dinámica que se da entre padres e hijos cuando estos no asean su cuarto, ¿cierto?

pelea

Después de la reunión con amigos… lo que no me pareció

Si hay una pelea que puede resultar riesgosa, es la que se da cuando a uno no le pareció algo que sucedió en una reunión. Si hay alcohol de por medio, mucho peor.

Con alcohol, los eventos pueden exagerarse, malinterpretarse y, peor aún, al momento de subirse al auto, puede ser un riesgo mortal.

El conductor puede manejar más rápido por el enojo, el copiloto puede presionar para bajarse, y cuántas noticias salen cotidianamente de accidentes por este motivo.

Solución: Una vez más, no manejar cuando beban alcohol y mucho menos sacar la ira, la queja y la emotividad.

pelea

De ida o de regreso… con los suegros

Para darle un poco de humor, confiesen: la discusión empieza desde días antes. Es decir, cuando la pareja le notifica a la otra que van a ir a comer con los suegros.

Por tratarse de familia, muchas veces esa simple "comida", puede prestarse para tratar temas familiares complejos.

Y, si le sumamos que uno de los suegros es muy directo y comenta cosas que ponen en evidencia al yerno o a la nuera, peor. El carro será el lugar más inmediato para sacar las inconformidades.

Si uno de los dos se toma muy personal cuando el otro opina de su familia, ¡peor! O qué tal el "no me defendiste", "estás de su lado" o "prefieres quedar bien con ellos que conmigo".

niños

La inquietud (hiperactividad) de los hijos en el trayecto

Cuando hay hijos, definitivamente la dinámica cambia en todas las parejas. Y bastante. Hay más gastos económicos, los papás duermen menos, la casa está más sucia, más ruido… por enumerar las cosas complicadas, por supuesto.

Sin embargo, el cargar con los juguetes, los pañales, las maletas y acordarse de que se les olvidó algo, ya de entrada se presta para repartir culpas entre los padres.

Si además los niños se ponen ansiosos, comienzan a pelearse en el asiento de atrás, uno empieza a llorar con ganas y sin motivo alguno, ¡eso altera a cualquiera!

Y si le sumamos que uno de los padres le dice al otro "regaña a tu hijo", y el otro le llama la atención "calmadamente", ¡es un disparador! Comienza la riña: uno se queja de que el otro es muy flexible y suave como autoridad.

¿A poco no? Compártenos, ¿cuáles han sido tus riñas más frecuentes en el auto con tu pareja?

Continúa con:

¿Lo sabías? La mujer es quien toma la decisión de compra de un auto

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo