logo
 /
Actualidad 01/06/2021

Las emisiones contaminantes de los autos provocan ira y mala conducción

No eres tú… ¿es tu auto?

“No eres tú, soy yo”. Las personas que viven en las grandes urbes y destinan gran parte de su día en el tráfico generalmente se tornan impacientes, poco amables y tienen mal humor. Sin embargo, un experto ha revelado que la ira de los automovilistas no únicamente se debe al deseo de llegar a casa ni al estrés.

Imagina lo siguiente. Viajas en una carretera por cuatro horas con hermosos paisajes y aire limpio. ¿Estás de mal humor? Seguramente no. Sin embargo, imagina estar rodeado de espectaculares, tráfico, autos, ausencia de árboles y lo peor de todo: pésima calidad del aire.

¿Sabías que quedarte dormido en el auto puede ser mortal debido a la inhalación de monóxido de carbono? Pues bien, no necesitas quedarte dormido para absorber los efectos fatales de este gas: con estar en el tráfico basta para que manejes mal y estés de muy mal humor.

Con información de Express, según Ranjen Gohriel, experto en seguridad de monóxido de carbono en 24/7, Servicio de Rescate en el Hogar y Vehículos, el monóxido de carbono provoca ira y mala conducción.

“Los cambios en el estado de ánimo, los estallidos repentinos de ira y la pérdida de concentración podrían ser indicadores de que está expuesto a las emisiones de CO en su automóvil”.

¿El motivo? Este gas no sólo produce cansancio, dolor de cabeza y náusea, sino que afecta el comportamiento y la salud mental. Según el experto, si estás más irritable que de costumbre y te comportas diferente, es probable que la exposición a este gas sea mayor que de costumbre.

¡Supervisa el escape de tu auto!

En las grandes ciudades y zonas de tráfico este gas tiene mayores concentraciones. Finalmente el ralentí, las bajas velocidades y la cantidad de vehículos nos exponen más a sus efectos.

Sin embargo, el experto advierte que es indispensable revisar constantemente que el escape del auto esté funcionando adecuadamente. A su vez, un detector portátil de monóxido de carbono en el auto puede ayudar a supervisar los niveles de exposición.

Otro indicador es observar el comportamiento de otras personas. Si están de mal humor, cansadas o irritables al igual que tú, ¡es el monóxido de carbono!

¿Qué opinas?

Continúa con:

Respirar cerca de una carne asada es más tóxico que respirar en el tráfico