Un minisubmarino con gran poder de inmersión y el avión más grande del mundo: Rusia se une a los esfuerzos internacionales en la búsqueda del buque argentino ARA San Juan

Rusia es el último país en unirse a las tareas de rescate del submarino argentino. Pero, a 10 días después de la desaparición, las esperanzas de encontrar con vida a los tripulantes se desvanecen.

Por BBC Mundo
Un minisubmarino con gran poder de inmersión y el avión más grande del mundo: Rusia se une a los esfuerzos internacionales en la búsqueda del buque argentino ARA San Juan

Las esperanzas se acortan, la incertidumbre aumenta.

10 días después de la misteriosa desaparición del submarino argentino ARA San Juan, con 44 personas a bordo, la búsqueda continúa de forma infructuosa.

Y el tiempo pasa.

98938240043214561-7991db3b350b2916b63f3f27f52a6c8b.jpg El Antonov es considerado el avión más grande del mundo. / AFP

A las tareas de rescate y localización de la Armada argentina se sumaron en los últimos días equipos de Reino Unido, Brasil, Chile, Noruega, Alemania, Canadá, Colombia, Francia, Estados Unidos, Perú, y Uruguay, pero ninguno ha podido dar con una clave sobre lo que sucedió el pasado 15 de noviembre.

Rusia fue el último país que se unió este sábado a la búsqueda. Lo hizo con el avión más grande del mundo, el Antonov, y un sumergible no tripulado, conocido como Pantera Plus.

El minisubmarino ruso, con gran poder de inmersión lleva a bordo sonares capaces de sondear las profundidades del mar hasta 1.000 metros.

Está previsto que otro equipo de similares características de Estados Unidos empiece también a sondear las hondonadas del Atlántico argentino en la noche de este sábado.

Pero incluso así, la tarea sigue siendo desmesurada.

98938242tv043218715-cab951bec5c0513f82a2e14e9da42467.jpg Estados Unidos también envió equipos de inmersión profunda. / AFP

El último lugar donde se tuvo contacto con el ARA San Juan es cercano a un abismo que se desploma a más de tres mil metros de profundidad.

Expertos consultados por medios argentinos estiman que, si por alguna razón el submarino cayó en esa zona, pudo haber implosionado por la fuerza de la presión al superar los 600 metros bajo el mar.

El Ministerio de Defensa de Rusia también envió un barco de exploración científica, el Yantar, que aún está por llegar y podría buscar a un nivel aún más profundo.

"Todavía estamos en una etapa de esperanza y desesperanza. No vamos a hacer suposiciones ni conjeturas, nos tenemos que guiar por indicios firmes. Estamos abocados para tratar de localizar al submarino", aseguró el portavoz de la Armada, Enrique Balbi.

98938244tv043215017-eb84ce92fbd351f35f0122fffe79d121.jpg Los familiares de los 44 tripulantes celebraron este sábado un servicio religioso. / EPA

Pero nuevamente aparece un factor en contra: el mal tiempo.

La Armada argentina anunció que las tareas de rescate se fortalecerían durante la noche de este sábado ante la previsión de un empeoramiento de las condiciones climáticas a partir del domingo.

Los fuertes vientos y marejadas de hasta siete metros de altura ya dificultaron la búsqueda del sumergible los primeros días.

Mientras, entre los familiares, comienzan a aparecer las primeras muestras de resignación.

Misas y homenajes

Familiares y amigos de algunos de los 44 tripulantes se unieron este domingo en una celebración religiosa de duelo en las afueras de la base naval de Mar del Plata, donde estaba previsto que llegara el submarino.

98938238043215018-3ae01453844a80c4aeb6a9b501889f76.jpg 10 días después de la desaparición del ARA San Juan, muchos en Argentina temen lo peor. / EPA

Centenares de personas llegaron allí con pancartas y banderas argentinas en señal de apoyo, pero, según medios argentinos, tras las noticias de la posible explosión las esperanzas han comenzado a decaer.

Equipos de Estados Unidos anunciaron el pasado jueves que registraron "ruidos" anormales en la zona donde por último se tuvo contacto con el ARA San Juan, a unos 490 kilómetros de la costa.

Mientras, la organización de control de pruebas nucleares de la ONU identificó un evento "consistente con una explosión" en el mismo lugar.

Balbi negó este sábado que dicha explosión fuera ocasionada por una agresión externa o por algún armamento a bordo del submarino.

Negó también las acusaciones de que el submarino, que fue sometido recientemente a una reparación, no se encontrara en condiciones para realizar la travesía.

Lo último que se supo del sumergible fue una comunicación en la que el capitán anunció a la base en tierra que presentaban un problema en el sistema de baterías.

Después todo fue silencio.

Un largo silencio que ya se alarga por 10 días.

©
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo