Inteligencia sexual y satisfacción de los mexicanos

Por TEXTO: Aline Juárez GRÁFICO: Marco Polo Pérez Gasca DIRECCIÓN GENERAL DE DIVULGACIÓN DE LA CIENCIA / [email protected]

Infografía: Inteligencia sexual by aribunna

A la capacidad erótica de cada persona se le llama inteligencia sexual; ésta depende de cada individuo.

En México existen muchos tabús al respecto, pero resulta indispensable desarrollar esta habilidad, pues de no hacerlo, trae consecuencias físicas y psicológicas. A su vez, la desinformación, los mitos, el estrés, cansancio, miedo e incluso la falta de dinero ocasionan la falta de encuentros sexuales.

La sociedad mexicana es considerada sexualmente represora. Esta mentalidad contribuye y propicia que sus integrantes no desarrollen una inteligencia sexual sana, lo cual genera no sólo complicaciones psicológicas, sino también físicas.

La inteligencia sexual se basa en la medición de la capacidad erótica de las personas, explicó Julián Alcalá, académico de la Facultad de Medicina de la UNAM. “Se considera que el principal órgano vinculado es el cerebro; es ahí precisamente donde se configura el placer y el deseo”.

En México, las condiciones apuntan a que los individuos no tengan desarrollada esta aptitud, y en buena medida se debe a que el erotismo y el sexo aún son considerados temas prohibidos para los grupos conservadores, subrayó.

Sin embargo, se debe reconocer que existen aspectos de la sociedad civil en los que se ha avanzado; por ejemplo: actualmente se habla de derechos sexuales y reproductivos, y los adolescentes, sin permiso de los padres, pueden recibir orientación en materia de anticoncepción y sexualidad.

“Se piensa que nuestra capacidad para ser atractivo o poder seducir es cuestión de suerte o del sex-appeal, pero esto no es real, esto es una expresión de la inteligencia sexual”.

De hecho, si alguien posee esa capacidad no tiene relaciones destructivas, ni se permitirá acercamientos afectivos y sexuales con quien potencial o realmente, le pueda hacer daño, aseguró el sexólogo.

Es una herramienta para decidir sobre la sexualidad, si se quiere o no, y de qué manera; así, las decisiones siempre irán acompañadas de gusto, consenso y satisfacción, destacó.

“La inteligencia sexual es una habilidad que brinda la oportunidad de tener una sexualidad plena, y una capacidad de relacionarnos con nosotros mismos y con los otros, lo que contribuye a la salud física, psicológica, y a ser felices en lo posible”.

Los individuos, dijo, que no desarrollan su inteligencia sexual, emocional y social, no disfrutan y  se exponen a relaciones no deseadas y al abuso.
La sexualidad es algo de lo que debemos sentirnos orgullosos, ésa es una primera estrategia que debe seguir quien desee tener inteligencia en esta materia, concluyó.

Insatisfacción a la alta

Siete de cada 10 mexicanos –mujeres y hombres— no tienen una vida sexual plena. De ese porcentaje, 21% aseguró sentir poco o nada en un encuentro sexual.

COMO TODA INTELIGENCIA
La sexual se puede desarrollar con la práctica

Al no desarrollar la inteligencia sexual, se corre el riesgo de sufrir enfermedades, dolor físico, emocional y padecimientos psicosomáticos, comentó el sexólogo Julián Alcalá. “Esto domina en nuestra sociedad”.

“Ante la miseria sexual se busca mejorar esta capacidad, y como toda inteligencia, se puede desarrollar para lograr el placer y convertirse en fuente de salud”.

El estudio Sexualidad e inteligencia erótica de los mexicanos, dado a conocer en 2012 demuestra con cifras que la población nacional quiere vivir con mayor plenitud su sexualidad.

Sin embargo, el romance, las caricias y el jugueteo previo son sólo una fantasía, ya que 76% de los 7 mil mexicanos encuestados no hace algo especial antes de tener
relaciones sexuales. Esto se debe a que relacionan el acto sexual con sus órganos genitales, dejando en segundo plano el erotismo.

El trío indispensable

Autoconocimiento general

La inteligencia sexual se cimienta sobre tres aspectos básicos y fundamentales: el primero está relacionado con el conocimiento científico, humano y fundamentado de la sexualidad.
 

Gustos, deseos y respeto

El segundo, es el yo sexual. Reflexión que permite saber exactamente qué me gusta, qué deseos tengo, y acepto el hecho de que las personas tengan otro tipo de prácticas o fantasías.

La importancia de las relaciones

El tercero, el vínculo con la pareja o con otros. Éste incluye a todas las relaciones emocionales. Se vincula a la inteligencia social porque implica respetar las ideas de otros.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo