El impactante relato de una enfermera con coronavirus que dio a luz mientras luchaba por su vida

La mujer tenía siete meses de embarazo cuando fue diagnosticada con Covid-19.

Por María Fuenmayor

Megan Sites, una enfermera de 27 años que se infectó con coronavirus en Ohio, Estados Unidos,  protagonizó uno de las historias más impactantes durante la pandemia al dar a luz a su segundo hijo mientras estaba sedada y conectada a un ventilador para mantenerla con vida.

A finales de marzo, la trabajadora del Joint Township District Memorial Hospital, comenzó a experimentar algunos síntomas de la Covid-19, como fiebre y tos, que la preocuparon.  Por esto, la mujer con siete meses de embarazo decidió someterse al test para detectar el virus el 29 de marzo y su peor miedo se hizo realidad: dio positivo.

Coronavirus podría seguir en pulmones de pacientes recuperados, según estudio

Los autores proponen insertar suero limpiador en los pulmones antes de dar de alta a los pacientes para garantizar la detección de coronavirus ocultos

Según informó el Cincinnati Enquirer, su cuadro avanzó con mucha agresividad y pocos días después del resultado comenzó a faltarle de aliento y tenía dificultades para recostarse por lo que fue al departamento de emergencia del hospital donde labora.  Allí los médicos observaron que sus pulmones estaban coagulados y la conectaron de inmediato a un ventilador antes de trasladarla al Miami Valley Hospital, en Dayton.

En este lugar, Sites tuvo una mejoría y le quitaron el respirador, pero en las siguientes 48 horas su condición “empeoró por completo”, relató.

“Tuve algunos momentos de quebranto. Me dije a mí misma, 'esto es todo, no voy a lograrlo", recordó la mujer que tuvo que enfrentarse a la batalla por su vida y la de su bebé totalmente sola debido a las medidas de prevención de contagio.

"Me dolía respirar, moverme, toser, cualquier cosa, me dolía”, señaló la paciente que, ante el agravamiento, decidió que la reconectaran al ventilador y además la sedaran.

Días después del evento, el 8 de abril, los doctores se comunicaron con su esposo y le aseguraron que confiaban poder extender el embarazo unos días más con el tratamiento pero, menos de media hora más tarde, lo llamaron para decirle que uno de los pulmones de su mujer había colapsado y que debía dar a luz el día siguiente para salvarla.

Los médicos le daban una probabilidad de supervivencia de menos del 40%.

Un parto en medio de una pandemia  

Antes de realizar la cirugía,  el equipo a cargo se comunicó con el UC Health, el centro de salud académico local, y determinaron que Megan debía ser conectada a una máquina de oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés), que sustituye las funciones del corazón y pulmones de manera temporal.

Aún conectada al ventilador, la joven madre con apenas 29 semanas y seis días de embarazo fue llevada al quirófano para realizarle una cesárea y al terminar la conectaron en la terapia ECMO. El bebé fue trasladado a cuidados intensivos.

De igual forma, todavía sedada, la profesional de la salud fue nuevamente desplazada ahora al Centro Médico de la Universidad de Cincinnati. Mientras, su marido no pudo ver a su hijo recién nacido sino hasta cuatro días después del alumbramiento. El pequeño fue llamado Jameson, nació sano y dio negativo a la prueba por Covid-19.

La anestesióloga de UC Health Suzanne Bennett explicó que este tipo de tratamiento es un “último recurso”. Afortunadamente, solo cinco días conectada a la máquina la ayudaron a alcanzar una recuperación "increíblemente notable", destacó Bennett.

Asimismo, de acuerdo al diario local, después de desconectarla de la terapia, le llevó varios días a Megan para despertar de la anestesia que le suministraron. Al hacerlo, notó que no estaba embarazada y una colega le explicó que estaban en Cincinnati y su bebé ya había nacido.

Consciente e intentando asimilar lo ocurrido,  Sites escuchó el relató del nacimiento mientras miraba las fotos que su pareja tomó del niño y que las enfermeras pusieron en su habitación.

“El coronavirus es brutal”

Finalmente, el 21 de abril, la sobreviviente del coronavirus partió en silla de ruedas del Centro Médico de la Universidad de Cincinnati entre los aplausos del personal médico.  A su salida, fue de inmediato a conocer a Jameson y lo cargó por primera vez, pero el niño debe quedarse unas semanas en el hospital.

“Acabo de completar mi rompecabezas. Sabía que había tenido un bebé, pero hasta que tú…”, expresó. "Es difícil de explicar, pero luego pude abrazarlo, y fue real para mí, que este es mi hijo y es perfecto”.

Igualmente, días después de recibir el alta médica, la enfermera expresó a FOX19 NOW que no encontraba palabras para agradecer lo que los doctores hicieron por ella.

"No hay palabras. No hay forma de mostrarles el aprecio que se merecen. Es surrealista”, manifestó.

Además, tras su experiencia con la enfermedad, sentenció: "El coronavirus es brutal, también luchar solo, completamente solo, es otro nivel de resistencia".

Te recomendamos en video:

Bebé de 16 días supera el Covid-19, el paciente de menor edad del mundo

Las autoridades sanitarias no han divulgado detalles sobre cómo pudo contraer el bebé pudo contraer Covid-19 ni cuál es el estado de la madre

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo