Covid-19, la pandemia que se apoderó de nuestras vidas

La idea de una pandemia nos parecía lejana, una simple definición en un diccionario, hasta que se presentó el primer caso de Covid-19 en Nuevo León

Por Aracely Chantaka Lucio

Hace cuatro meses, pandemia era solo una palabra en el diccionario, la definición para una situación que a Nuevo León le parecía lejana, pero a raíz del 11 de marzo todo cambió y engloba lo mismo confinamiento social que temor, ansiedad, enfermedad y muerte.

El Covid-19 se hizo presente en nuestra sociedad para cambiarla para siempre, antes ni en los momentos más álgidos de la delincuencia organizada, las autoridades habían restringido actividades como permanecer en un restaurante después de las 22:00 horas o cerrar cines y casinos, por mencionar algo.

También nuestra indumentaria se modificó, el cubrebocas se ha convertido en una prenda indispensable de nuestra vestimenta y más que eso, en él están cifradas nuestras esperanzas de que actúe como una barrera de protección en contra del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 para el que no existe cura y que a nivel mundial ya ha arrancado la vida de más de medio millón de personas.

En Nuevo León el primer caso se presentó en el municipio de San Pedro Garza García, el ayuntamiento más rico de América Latina, sin embargo no tardó en estar presente en casi todo el estado, con excepción de Rayones y Parás, que no han reportado casos.

También te puede interesar: Suben semáforos en rojo; NL mantiene sus restricciones

A mitad del mes de marzo, mientras que el gobierno federal minimizaba el impacto del Covid-19, la administración de Jaime Rodríguez Calderón tomó delantera y ordenó la suspensión de clases así como el cierre de establecimiento como antros, bares, casinos y cines además de otros giros no esenciales.

Además inició una coordinación con sus estados más cercanos, Tamaulipas y Coahuila en materia de prevención y la instalación de filtros interestatales.

Cabe destacar que Nuevo León en uno de los motores industriales del país y aporta a la nación  el 7.5% del Producto Interno Bruto (PIB).

Sin embargo, así como el estado llevó la delantera en las medidas de confinamiento también el 1 de junio arrancó la reactivación económica en casi todas las actividades.

El gobernador, Jaime Rodríguez Calderón anunció un plan de reapertura basado en un semáforo estatal mucho más amplio que el federal en donde no solo se podían reincorporar sectores como la construcción, el automotriz y minería sino también la industria cervecera, hoteles y negocios en general, incluyendo los centros comerciales.

Sin embargo, ante un repunte de casos, el programa denominado “Nueva Realidad”, sufrió modificaciones y se tuvieron que presentar, el pasado 2 de julio, medidas emergentes para revertir una tasa de contagios, que a partir del 27 de junio, rebasó los 600 diarios y se ha mantenido en esa tendencia.

PENA, EL RICO EMPRESARIO

SOBREVIVIENTE AL COVID

El empresario sampetrino, Tony Pena Rivero se convirtió en el primer caso de Covid-19 en Nuevo León, y hoy él aprovecha esa situación  para hacer un  llamado a la población a crear conciencia de la donación de plasma convaleciente, que pueda ayudar a salvar vidas.

“Tenemos más de 500 muertes en Nuevo León y lo que se está viviendo a nivel nacional es todavía peor, entonces pues preocupado porque no sabemos ni en qué etapa estamos realmente, siempre se había dicho que se iba a terminar mucho antes y esto sigue, sigue y sigue no se para cuándo pueda parar”, aseguró en entrevista vía telefónica.

Agregó que lo que más le preocupa son los estudios presentados por universidades norteamericanas que hablan de que la cifra de muertos a nivel nacional podría llegar a los 100 mil.

Ante ese panorama, el empresario confió que aceptó la entrevista porque quiere enviar un mensaje a la gente recuperada de Covid-19, que en el estado suman más de 8 mil, para que hagan conciencia en la donación de plasma.

“Ya ahorita vemos que hay mucha gente recuperada. Somos más de 8 mil recuperados y muy poca gente está donando plasma”, sostuvo.

Comentó que prácticamente recién recuperado le tocó la oportunidad de ser donante y contribuyó a salvar dos vidas.

“Entiendo que fueron tres personas (las que recibieron el plasma) Dos sobrevivieron y una desgraciadamente murió”, contó.

Agregó que al estado le falta mucho por avanzar en la cultura de la donación.

“Desgraciadamente, si sumamos todo lo que tiene Secretaría de Salud, hospitales privados e IMSS es posible que no lleguemos ni a 180 personas que han donado”, mencionó.

Agregó que desde este punto de vista, el exhorto principal es que urge que todas las personas que se estén recuperando se acerquen a ser donantes.

“Se ha comprobado que el plasma salva a los casos graves y a los casos no tan graves los ayuda a no ser graves. Entonces creo que se ha hecho muy poco énfasis de las autoridades en la necesidad de plasma y que todo los recuperados se acerquen porque no hay un privilegio mayor que ayudar a salvar una vida”, sostuvo.

Desde luego, dijo, que se entiende que no todos los recuperados pueden ser donantes, sin embargo a los que sí son viables les solicitó colaborar.

Pena Rivera, de 57 años, distribuidor de las prestigiosas marcas Porsche y Audi, se contagió durante un viaje de negocios a Madrid, España en donde estuvo entre el 28 y 3 de marzo.

En un principio le diagnosticaron una gripe común, sin embargo el 9 de marzo se hizo la prueba en un hospital privado y salió positivo.

“La verdad inconscientemente, pero nunca tuve temor, confiaba en la salud en lo que me decían los médicos nunca estuve en el hospital más que para hacerme la prueba; todo lo pase en mi cuarto con remedios muy sencillos, confiando en la salud y en Dios”, recordó.

UN HALO DE ESPERANZA

Dado que no hay un tratamiento específico en contra del Covid-19, la Secretaría de Salud estatal en conjunto con TecSalud aplica un tratamiento con plasma o suero convaleciente de pacientes que ya se recuperaron del virus.

De acuerdo con TecSalud médicos de China fueron los que iniciaron este tratamiento que en los libros de historia se conoce como “suero convaleciente" y el mismo se usó durante la epidemia de ébola en África y también se ha utilizado para tratar personas con Síndrome Respiratorio del Medio Oriente o MERS.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo