Boletos para la gran final se venden entre sonrisas y quejas

Largas filas e interminables horas de espera bajo un sol inclemente tuvieron que pasar los aficionados por una entrada del Chivas-Tigres

Por Cesar Huerta

Es la primera final de Liga para Chivas en más de 10 años. Por eso, la expectativa es máxima. Este martes, al abrir la venta para abonados, una larga fila de aficionados tuvo que pasar largas horas de espera. Además, soportaron un sol inclemente. Más de 35 grados centígrados en el ambiente. Todo por conseguir una entrada.

Hubo gente que se formó desde el domingo pasado. Acamparon dos noches con tal de ser los primeros en tener su lugar asegurado para el Chivas-Tigres. El domingo se definirá al campeón del futbol mexicano en la casa rojiblanca. Nadie quiere quedarse fuera de tan importante compromiso.

Diego fue el primer aficionado que abandonó la taquilla con entradas en mano. “Salimos del juego (el domingo contra Toluca) y nos fuimos a formar. Dormimos aquí, estuvimos todo el lunes, pero ya están los boletos. Valió la pena para venir a la Final y apoyar a Chivas. Vamos por el campeonato”, explicó.

“Tengo tres boletos. Todos venimos con la misma ilusión y por eso se hace mas ameno el rato. Lo pasamos 'cotorreando', platicando de cualquier cosa, de futbol, de la familia o lo que sea para pasar el rato. Tenía la ficha número uno y mis amigos de la dos para atrás. Se siente bien venir hasta adelante. Ahora, nos vamos a casa ya con boletos”, agregó aficionado de Chivas.

 

Hubo gente molesta

Como él, muchos se fueron contentos. Pero no todos. Algunas personas salieron sumamente molestas, pues no pudieron conseguir una entrada. Se había dicho que quienes renovaran su Chivabono antes de la final, tendrían derecho a comprar un boleto extra. Pero dicha promesa estaba “sujeta a disponibilidad”.

“Tengo mis seis Chivabonos. No tenía que renovar todavía, pero me hicieron la oferta que si renovaba me iban a vender un boleto o dos por cada tarjeta. Gaste mis 36 mil pesos en renovar los seis. Casi llegando a taquilla me dicen que no me van a vender extras por los que renové. Que nada más me iban a vender seis de Chivabonos que tengo”, dijo la señora Liz.

“Fue un 'gancho' para que renováramos sin tener que hacerlo todavía. Ahorita no nos lo están haciendo valido. No se vale. Tengo desde las 07:00 haciendo fila en el sol. No creo que los que estaban adelante de mí hayan comprado todos los boletos que dicen que ya se les agotaron. Ya fui a las oficinas (del estadio) también, muy groseros nos cerraron la cortina y nos dijeron que ya no nos iban a vender. Gasté mucho por la renovación para tener más boletos porque mi familia viene de Hermosillo y ahora ¿qué les digo?”, agregó.

 

Contenido relacionado:

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo