William Palacios se defiende y cuenta su versión de la pelea con Quiñones

El ex jugador de Lobos BUAP habla con la finalidad de que no se manche su nombre, pues no es golpeador de mujeres.

Por Publisport

El ahora ex delantero de los Lobos BUAP, William Palacios, aseguró que sí salió de jerga con Julián Quiñones, que sí tomó de más y que sí llegaron a los golpes entre ellos, pero lo que no acepta el cafetalero es que se le señale como un golpeador de mujeres y menos de su esposa, misma que ya negó todas las acusaciones de violencia intrafamiliar.

En entrevista a ESPN, Palacios explicó paso a paso lo que ocurrió esa madrugada ya que ambos vivían en el mismo condominio, William olvidó sus llaves y tuvo que entrar por la casa de Julián donde se quedó un rato, pero a la hora de despedirse, el jugador de Lobos lo acompañó a su hogar donde todo comenzó.

“Yo no tenía las llaves de mi portón y me tocó entrar por la casa de él. Estuve en su casa un ratito, estábamos muy tomados prácticamente todos y él vino detrás de mí, como que él me traía. Luego llegué a mi casa, mi señora estaba brava, enojada porque no llegué a la hora que me había dicho. En ningún momento le pegué. Yo quería que él se fuera y le decía, ‘vete, vete y vete’ y no se quería ir. De ahí empezamos a pelear, son cosas normales y cosas que pueden pasar”.

“Empezamos a pelear aquí en mi casa, porque yo respeto el espacio de mi señora y de mi hija. Como a las 3 o 4 empezamos a pelear, peleamos, le pegué un puño y lo lastimé. Con todo el derecho de defenderse, porque tampoco lo juzgó, fue y buscó su cuchillo, vino, me lastimó en la cabeza y después de eso, él mismo se cortó los dedos. Pero no fue como dice la gente, que por defenderme agarré un cuchillo. Luego él fue al hospital. Vinieron los profesores, vieron todo el desorden, les explicamos todo lo mismo que le estoy explicando a ustedes y después salieron todas estas declaraciones”, señaló William.

El ex jugador de Lobos aseguró que el pagó la operación de Quiñones, misma que más tarde le reembolsó la directiva. Tras todo el escándalo William acepta su responsabilidad al ser dado de baja del club, pues desde un inicio el contrato marca una cláusula de disciplina “que incluía que me tenía que portar bien, que no podía tener escándalos y prácticamente por eso estoy aceptando las cosas”, pero “como persona y ser humano tengo derecho de salvar mi dignidad porque está quedando por los suelos, que le estoy pegando a las mujeres”.

TAMBIÉN PUEDES VER:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo