ENTREVISTA: “Soy administrador, pero siempre quise ser luchador”, Sin Cara

El luchador mexicano aseguró que le gustaría luchar hasta que su hijo estudie la preparatoria y retirarse joven y saludable

Por Ana Laura García
Nicolás Corte
ENTREVISTA: “Soy administrador, pero siempre quise ser luchador”, Sin Cara

Sin Cara, luchador de la WWE, comenzará a desempolvar un poco de su vida tras haber tomado el nombre que le dio la empresa estadounidense y que fuera el de Místico, el original, quien nació en Ciudad Juárez, Chihuahua, pero que, por la inexperiencia, le fue arrebatado en México.

Tu vida es la lucha libre y tu sueño se cumplió, ¿alguna vez pensaste que llegarías a donde estás ahora?
— Lo sueña uno de niño, pero siempre quise ser luchador, ser parte de este gran deporte. Mi padre es licenciado en derecho y tiene maestría, mi madre toda la vida ha trabajado, pues tenemos negocios de funerarias. Yo soy director de funerarias y embalsamador, que es una de mis carreras. Estudié administración de empresas, estudié todo eso porque sabía que tenía que prepararme para más adelante en mi vida, pero mi anhelo y mi sueño siempre ha sido ser luchador. Siempre me pregunté qué estaré haciendo en 20 años y creo que me he preparado para estar donde estoy ahora, en la mejor empresa de lucha libre en Estados Unidos.

¿Qué tan complicado fue para los seguidores y para ti aclarar tu identidad, que Sin Cara Azul, Sin Cara Negro, Místico o Hunico?
— En lo personal fue un proceso muy difícil, no fue algo sencillo. Imagínate, tú tienes algo y has luchado por ello, para que la gente te reconozca y de repente llega alguien y te lo quita, sólo porque ellos tienen el poder y la fortaleza. Ha habido mucha confusión en las redes sociales, ¿quién es el original? Pero yo tengo pruebas, no tengo por qué inventar historias, soy el Místico original, así de sencillo. Que la gente diga lo que diga, ahí están las pruebas. Desafortunadamente era muy joven cuando empecé mi carrera y no entendía de leyes y derechos de autor y ellos (CMLL) estaban en la CDMX; fácil pudieron hacer eso sin yo darme cuenta. Cuando pasó eso, mandé papeles, pero ya no pude hacer nada, sabía que era cuestión de tiempo y dinero y yo lo que quería era pelear, seguir luchando por mi sueño. Hasta la fecha mucha gente se confunde, pero en estos meses estaré acotando un poco más de mi historia para que me vayan conociendo.

 ¿Cuál es la mejor recompensa que te ha dado la lucha libre?
—Los recuerdos, el anhelo, el que pueda mantener a mi familia de ahí.

¿Tienes o piensas en algún límite para ponerle fin a tu carrera deportiva?
—Muchos decimos que hasta que el cuerpo aguante, pero me gustaría luchar hasta que mi hijo entre a la preparatoria, él ahorita compite en lucha grecorromana, tiene ocho años y ya tiene dos temporadas compitiendo en Estados Unidos. Aunque también me gustaría retirarme joven y saludable.

¿Esperas que tu legado siga con tus hijos?
— Sí, de hecho hace poquito le hicimos un Instagram a mi niño (@sincarita); sube fotos cuando entrena. El día de su cumpleaños le hicimos una fiesta y trajimos un ring y luchamos mi niño y yo contra otros locales de Ciudad Juárez. Desde que tenía dos años lo trae en la sangre, se subía al sillón y hacía cosas increíbles. La lucha olímpica es algo que le gusta mucho y sabe que se está preparando para el futuro. A mí me encantaría que siguiera mis pasos.

¿Tienes algún ritual antes de subir al ring?
—Siempre trato de darle gracias a Dios, y cuando subo al ring me toco el corazón y apunto hacia arriba, como una señal de agradecimiento que es lo que más amo, la lucha libre.

¿Con la llegada de Donald Trump a la presidencia nunca has temido por tu trabajo?
—Soy una persona que ve lo que sucede a su alrededor, pero he tenido la oportunidad de ver los dos lados porque ahora vivo en Estados Unidos, pero aquí lo más importante es predicar con el ejemplo.

¿Cuántas máscaras tienes en tu colección?
—Tengo unas 300 mías, cuando luchaba como Místico en Juárez, Hunico y ahora como Sin Cara, pero también tengo máscaras que colecciono. Tengo otros artículos, no sólo máscaras, botas, trajes completos. Soy coleccionista también de revistas, porque al final de cuentas, con lo único con lo que te quedas es con los recuerdos.

¿Quién es la persona que hace tus máscaras?
—Se llama Jesús Armando Rosas Nájera, él está en Ciudad Juárez y es mejor conocido como el Simpson. Tiene 17 años haciéndome mis equipos, trabajamos juntos en cuestiones de ideas, si tengo algo en mente le digo y ya después él me manda un dibujo y me pregunta ¿te parece? ¿qué le quito? ¿qué le pongo? Es un artesano, no cualquiera tiene ese talento para hacer máscaras.

¿Cuáles son tus próximas citas arriba del ring?
—A finales de octubre estaremos en Santiago de Chile; en diciembre en la Arena Ciudad de México.

¿Qué país te ha sorprendido a la hora de luchar?
—Me gustan los países latinos, te puedo decir que España me sorprendió, la gente nos ha tratado de maravilla, los niños. Una vez en Madrid la gente estaba esperándonos afuera y por acercarme a un niño salí regañado ya que la gente se emocionó, pero no había la suficiente seguridad.

1 de diciembre la WWE visitará la Ciudad de México para una función más.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo