Esto no es una guerra, esto es un juego: Presidente de Tigres

El presidente de los Tigres, Alejandro Rodríguez, mencionó que hay que disfrutar la fiesta de la final, sin que haya agresiones de por medio

Por Israel Salazar
El presidente de los felinos espera que se viva una gran fiesta en la final regia. - Mexsport
Esto no es una guerra, esto es un juego: Presidente de Tigres

Como una gran fiesta, es como se debe disfrutar la final regia que está en puerta, mencionó el presidente de los Tigres, Alejandro Rodríguez.

El directivo enfatizó que no es una guerra o una gran batalla la que se vivirá en 180 minutos, por lo que pidió que la gente disfrute el momento.

“Esto no es una guerra, esto es un juego, es un momento para divertirse, para identificarse socialmente con una camiseta, para distinguir a un ídolo, para aplaudir un buen lance en la cancha, pero no para hacerlo una situación de honor; al contrario, es una diversión y así hay que tomarlo.

Rayados no es nuestro enemigo, es nuestro rival”, comentó.

Dijo que espera que la sana convivencia impere el próximo domingo cuando se defina al ganador de la primera final en el norte del país.

“Hay que llevar la fiesta en paz, y ver esto como la gran fiesta que es, y así vivirla. Todos somos corresponsables de que no haya algún altercado, que la carrilla sea medida, respetuosa, divertida, creativa, pero que no haya insultos que lleguen a una agresión”, comentó.

“Es obvio que todo mundo quiere ganar, pero va a haber un perdedor, también tiene que agradecerle al ganador la oportunidad de competir”, dijo.

Alejandro Rodriguez, comentó que ve a los dos equipos muy parejos y con posibilidades de que cualquiera pueda levantar el título del Apertura 2017.

“Mas que si es un fracaso o no es un fracaso, o quien es mejor, creo que los dos estamos en un buen nivel, los dos tenemos las mismas ilusiones, las ganas de trascender y qué bueno para la ciudad y para el futbol mexicano.

“Estamos muy parejos, pero toda la liguilla fue muy pareja, independientemente de los marcadores”, comentó.

Para que se diera una final regia tuvieron que pasar 113 clásicos y 43 años de rivalidad entre los dos equipos de Nuevo León, por lo que en caso de un triunfo felino, se está analizando el lugar del festejo para beneficio de la ciudad.

“Estamos en ese proceso de tomar la mejor decisión para la ciudad, no para el equipo, necesitamos tener la seguridad de que está controlada la situación, porque cuando hay una multitud como la que se reúne en la Macroplaza, de 150 mil a 200 mil personas, es muy complejo mantener el orden”, mencionó.

También puedes ver:
Joven árbitro asistente denuncia acoso sexual en pleno partido

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo