Lindsey Vonn establece récord en su despedida de los Juegos Olímpicos de Invierno

La originaria de Estados Unidos es considerada una de las mejores esquiadoras pero también tiene una carrera como modelo

Por EFE

La estadounidense Lindsey Vonn, plusmarquista en victorias (81) en la Copa del Mundo de esquí alpino, competición que ha ganado cuatro veces; y que en su último descenso olímpico, el de los Juegos de PyeongChang, concluyó tercera en la pista de Jeongseon, explicó que "quería ganar" por su abuelo fallecido, pero que cree que éste "estará orgulloso".

Lindsey, de 33 años, campeona olímpica (de descenso) hace ocho años, en Vancouver (Canadá), y doble oro mundial; cuyo palmarés sería aún más sobresaliente si no hubiese sufrido tantas lesiones -entre ellas la que la dejó fuera de los últimos Juegos, en Sochi (Rusia), hace cuatro años- quería dedicarle una victoria a su abuelo, Don Kildow, fallecido el pasado mes de noviembre a los 88 años.

This is for you Grandpa ❤️🙏🏻 #myangel

A post shared by L I N D S E Y • V O N N (@lindseyvonn) on

Sin embargo, se tuvo que conformar con ser tercera en la prueba que ganó la italiana Sofia Goggia. Capturando un bronce que la convirtió en plusmarquista, ya que la súpercampeona de Minesota, formada en Vail (Colorado), es a partir de este miércoles la más veterana esquiadora alpina en subirse a un podio en unos Juegos Olímpicos.

"Lo di todo y completé una gran carrera. Sofia esquió mejor que yo, simplemente", explicó Vonn, que seguirá compitiendo, al menos, una temporada más, en busca del récord absoluto de victorias en la Copa del Mundo, que detenta, con 86, el sueco Ingemar Stenmark. Del que se colocó a tiro de cinco tras sus dos victorias, el primer fin de semana de este mes, en los dos descensos disputados en Garmisch-Partenkirchen (Alemania).

After all of the horrific crashes and all of the surgeries, I took my tears of pain and turned them into tears of pure joy. It took me 8 years but i fought my way back and today bronze feels like gold. Congrats to the real 🥇🥈medalist @iamsofiagoggia And @ragmow ❤️I need to say thank you to everyone who has gotten me to this point; my family, friends, coaches, trainers, doctors, therapists and my fans. I am here because of your support! And I so proud to be standing together with all of my amazing teammates. I am humbled to have raced with all of you @lalalaurenne @staceycookusa @breezyjohnsonski @thealigator @aliweather_ @jacquelinewiles ❤️THANK YOU🙏🏻….gonna try to stop crying now 🙈 #nevergiveup

A post shared by L I N D S E Y • V O N N (@lindseyvonn) on

"Creo que he llevado una línea perfecta a lo largo de todo el recorrido, casi demasiado perfecta, diría. Me esforcé todo lo que pude por mantener esa línea. Así que no tengo queja alguna", indicó este miércoles, en Jeongseon, Lindsey Vonn, que en el supergigante sólo había podido acabar sexta.

"Ha sido duro entender que éste ha sido mi último descenso olímpico, intenté que las emociones no me superaran en ningún momento. Y creo, sinceramente, que he esquiado muy bien. Lo que pasa es que Sofia hoy ha estado intratable", indicó la estadounidense, cuatro veces olímpica, que antes de triunfar en los Juegos de Vancouver debutó en los de Salt Lake City 2002, en su país; y también compitió en los de Turín 2006 (Italia).

"Estoy contenta por haber subido al podio, porque cuando estás en la meta, nunca sabes qué puede pasar. Por fortuna hoy no había snowboarders en pista", comentó la mediática esquiadora estadounidense, en referencia a la checa Ester Ledecka, oro y plata el año pasado en los Mundiales de snowboard de Sierra Nevada (Granada) y que en los Juegos de PyeongChang se proclamó campeona olímpica de supergigante.

Vonn, que en su primera comparecencia en esta cita invernal ante los medios, en el Centro Principal de Prensa (MPC) de PyeongChang, no pudo contener las lágrimas, afirmando que quería ganar en honor a su abuelo, a quien le agradece, entre otras cosas, que la haya inculcado su amor por el esquí, explicó que "esta vez", intentó "no ser demasiado emocional".

"Ha sido muy difícil para mí no ser emocional durante esta prueba, por distintos motivos. Pero sobre todo por mi abuelo. Hubiese querido ganar como fuera en su honor", explicó Lindsey este miércoles en la estación surcoreana de Jeongseon.

"Al final, salir de aquí con esta medalla no deja de ser también otro sueño hecho realidad", afirmó.

"Por supuesto que hubiese preferido el oro, pero esta medalla está muy bien. Y creo que mi abuelo estará muy orgulloso de mi en estos momentos", explicó Lindsey Vonn tras capturar el bronce en el último descenso olímpico de su carrera deportiva.

As I head to France for the next races, I would like to share with you my reflections from the past few days. I've received a tremendous amount of feedback, both positive and negative, about my recent CNN interview. The point that I was trying to articulate is that all Olympic athletes represent their nation as a whole, and are not representatives of their government or any specific political figure or party. None of us work tirelessly for years on end to compete in the Olympics on behalf of Democrats or Republicans. The Olympics are a non-political event, a chance for everyone to put aside their differences and be on the same "team.". That does not mean that Olympic athletes don't have political opinions. As an American, I am extremely proud that our great nation was founded on principals and ideals where citizens can express our opinions openly. It is a privilege that some others around the world don't have. I am proud to be an American, and I want our country to continue to be a symbol of hope, compassion, inclusion and world unity. My travels around the world have recently made clear that this is no longer how people view the United States. You cannot pick up a newspaper or turn on the TV in Europe without noticing how people are questioning our direction. It seems to me that we must lead with understanding and strive for unity in our relationships throughout the world. As for myself, my recent comments opened up my eyes as to how divided we are right now. It is hurtful to read comments where people are hoping I break my neck or that God is punishing me for being "anti-Trump." We need to find a way to put aside our differences and find common ground in communicating. Is it wrong to hope for a better world? All of this is much bigger than skiing and the Olympics. I am going to take the next two months to focus on what I can do and right now that is competing for my country. In doing that, I will be hoping that we Americans can still be that "shining city on a hill."

A post shared by L I N D S E Y • V O N N (@lindseyvonn) on

#Mood #UnlikeAny

A post shared by L I N D S E Y • V O N N (@lindseyvonn) on

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo