En México no hay condiciones para ser luchador: 'El Patrón'

Alberto del Río charló con Publisport acerca de la evolución que ha tenido la Lucha Libre en México, a la cual cataloga como una 'pachanga'

Por Karla Aldana

Su perspectiva de la lucha libre mexicana ha cambiado en los últimos años. No le gusta, “no ha habido evolución en ella”, ya no la disfruta como antes. En entrevista con Publisport, El Patrón nos contó a detalle el enfoque que ahora le da a este deporte

Te puede interesar: Club italiano es tachado de machista por poner como recoge balones a chicas en shorts

Alberto del Río es uno de los máximos exponentes en la lucha libre mexicana, su experiencia y pasión por este deporte lo llevaron a ser ocho veces Campeón Mundial tras haber conquistado el Campeonato Mundial de Peso Completo del CMLL, dos veces el Campeonato de la WWE, dos veces el Campeonato Mundial Peso Pesado, una vez el Megacampeonato de AAA, una vez el Campeonato Global de la GFW y una vez el Campeonato Mundial Unificado Peso Pesado de la GFW.

¿Cómo has visto la evolución de la lucha libre en estos últimos años?

­­­­­­— A mí no me gusta. Pasó de ser un deporte completamente respetado, con sus detractores; pero eran más los que nos respetaban que los detractores, y ahora es al revés. Era un enfrentamiento de uno a uno en donde se definía quién iba a ser el mejor al final de la noche cuando le levantaran la mano. Y ahora todas las luchas de campeonato son una pachanga, nunca gana nadie, todos salen a intervenir. Para mí, eso no es lucha libre, ahorita se ponen a hacer sus coreografías. Que se vayan a OV7, que se vayan a Menudo, un luchador debe subir a luchar y a dar un buen espectáculo. No critico a los luchadores porque los luchadores somos soldados; simplemente seguimos órdenes. Hay luchadores como Dr.Wagner y La Parka, que mantienen la posición y me da gusto que todavía tengamos a algunos que siguen defendiendo el gremio.

¿Cuál fue la raíz del deterioro en la lucha libre mexicana?

— Me da mucha tristeza decirlo, pero México es el lugar en donde se tienen la peores condiciones laborales para un luchador y, desgraciadamente, hay promotores que se lo están llevando a Estados Unidos. Desgraciadamente tratan mal a los elementos de aquí, meten a los luchadores en hoteles de quinta categoría, no tienen un servicio de alimentos y los tienen más de diez horas en una arena, los hacen viajar en autobús por más de 20 horas, no tienen doctores, no tienen ambulancias, no tienen seguro médico y ha sido así durante muchos años. Y no va a cambiar nada hasta que vuelva a haber una unión entre los compañeros del gremio; sin luchadores no existirían sus empresas, sin luchadores no habría funciones de lucha libre y sin luchadores no existiría este hermoso deporte. Los elementos, los luchadores, somos los más importantes del negocio.

¿Esto tiene que ver con tu gran ausencia en Triplemanía?

— Pues el dueño de Triple A una vez decidió hacerme su pachanga, como lo hizo el año pasado, donde registró mi nombre sin autorización, acordamos un precio y él dejó de llamarme. Yo alzo la voz porque no me la vuelven a hacer, estas cosas parecen de secundaria.

¿Habrá una gira de despedida?

— Sigo haciendo mis presentaciones. Mi tranquilidad y paz la encontré cuando me alejé de las situaciones que ya te comenté, y como hay gente que trabaja con la misma ideología que yo, haremos más adelante algo interesante, es una sorpresa y se las haré saber en su tiempo. 

¿Algo que le quieras decir a la afición? 

— Agradecido por todo el apoyo y les invito a que continúen apoyando a la buena lucha libre, sobre todo a los elementos (luchadores) y siempre, por siempre, crean al elemento, al luchador por encima de cualquier promotor o empresa. 

TE RECOMENDAMOS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo