Chivas tendrá una larga pausa si no califica a Liguilla

Un nuevo problema se suma al Guadalajara: si no entra a Liguilla, estaría 21 días sin competencia, antes del Mundial

Por César Huerta

Los problemas para Chivas parecen no tener fin en el actual semestre. En México, el doble fracaso está cerca de consumarse: en la Copa MX fue eliminado hace varias rondas y en la Liga MX le quedan tres jornadas para buscar prácticamente un milagro. A eso se suma ahora una nueva dificultad, de cara al Mundial de Clubes.

Si el Rebaño Sagrado no logra meterse a la Liguilla por el título, algo que por ahora luce muy poco probable, vivirá una larga pausa. Entre su último partido del Torneo Apertura 2018 y el debut en el Mundial de Clubes de Emiratos Árabes Unidos 2018 pasarán 21 días. Ese tiempo sin actividad de alta competencia es “mortal” para el ritmo futbolístico de cualquier equipo.

Te puede interesar: Luis Suárez predijo su Hat-Trick en el Clásico español 

Chivas visitará el próximo viernes a Puebla. El 10 de noviembre se meterá a la casa de León. Después vendrá la pausa en la Liga MX por la Fecha FIFA, en la que el Guadalajara aprovechará para disputar dos partidos amistosos en Estados Unidos, frente a Pachuca y León. Finalmente, el 24 de noviembre cerrará la fase regular del torneo como local, frente a Tigres.

Para la planeación meramente deportiva del técnico José Saturnino Cardozo, era de vital importancia meterse a la Liguilla. No sólo porque era uno de los objetivos trazados por la directiva, sino porque le resultaba indispensable mantener el equipo en ritmo previo al Mundial de Clubes. Además de, por supuesto, luchar por el título, Chivas necesitaba meterse a la siguiente ronda para seguir en actividad. 

El debut del Rebaño Sagrado en Emiratos Árabes Unidos 2018 está programado para el 15 de diciembre. En la ciudad de Al Ain enfrentará al campeón de Asia, que se definirá el próximo 11 de noviembre. Si supera ese primer encuentro, entonces se vería las caras con el alicaído Real Madrid, en el partido que millones de aficionados rojiblancos anhelan ver.

Pero el problema no es menor para Chivas, pues parar durante 21 días simplemente acabaría con el ritmo futbolístico del equipo. Por eso era indispensable meterse a la Liguilla y asegurar al menos dos encuentros más de alta exigencia. Sin embargo, a estas alturas pensar en calificación es casi utópico para el Guadalajara.

La alternativa que le quedará al equipo tapatío será programar partidos amistosos durante esas tres semanas de inactividad. Pero no será sencillo: los ocho que sí estén en la Liguilla no se les puede considerar candidatos, mientras que el resto de clubes eliminados comenzarán periodos vacacionales que tendrían que interrumpir solo para “ayudar” a que Chivas se mantenga en ritmo. El panorama es complicado para el Rebaño Sagrado.

TE RECOMENDAMOS

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo