¿Por qué el Estadio de Monterrey 'está maldito'?

El equipo de Rayados volvió a caer en una Final en su casa, ahora ante la Máquina celeste de Cruz Azul y acumula cinco derrotas en el Gigante de Acero

Por Israel Salazar

Los Rayados del Monterrey han jugado cuatro finales en casa y sólo han podido ganar una. Además el BBVA Bancomer albergó dos finales más una de la Sub-17 y otra en la Liga Femenil que también terminaron en derrota local.

¿Pero qué provocó que Rayados no pueda ganar en su nueva casa? Para los creyentes del ocultismo son dos 'maldiciones' las que pesan sobre el Gigante de Acero.

El Club Monterrey inauguró su estadio en agosto del 2015, sin embargo, durante su construcción dos aficionados de Tigres se habrían metido a enterrar una gallina negra, según lo que publicaron en redes sociales.

Con la ilusión de una nueva casa, Rayados comenzó el Apertura 2015, pero tuvieron una mala campaña al grado de quedar fuera de la Liguilla en el debut de su estadio.

Cada que el club pierde una Final o pasa algo trágico los aficionados felinos recuerdan a la 'gallina' que habrían enterrado.

También puedes ver
Red Sox no saben si van a visitar a Donald Trump en la Casa Blanca

En el siguiente torneo la Pandilla pudo llegar hasta las semifinales pasando sobre Tigres en los cuartos de final. En la antesala a la final ocurrió un hecho por demás extraño.

Cerca de terminar el partido ante América el árbitro decretó un penal por una mano de Miguel Samudio, quien alegó en todo momento que había sido con el hombro.

Fue entonces que el jugador se metió a su portería e hincado comenzó a rezar, para después decir: "hay un Dios, hay un Dios", por el movimiento de sus labios en televisión.

Aunque el penal lo pudo marcar Edwin Cardona y pasar a la Final Rayados no pudo coronarse al perder con gol de último minuto. La portería sur del estadio, donde rezó Samudio, fue donde llegó la tragedia.

En el primer tiempo Edwin Cardona erró un penal que sería el empate en el global, y aunque Rayados pudo marcar el 1-0 para emparejar los cartones, al final del partido Víctor Guzmán anotó el gol del título en la misma portería sur.

Aunque existe gente escéptica que niega la posibilidad de una maldición o embrujo, la realidad es que el estadio de Rayados sigue envuelto en la tragedia para los locales y en alegría para los visitantes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo