¿Qué es el Pacto de Caballeros y quiénes han sido los futbolistas afectados?

Por todos es sabido que el ‘pacto de caballeros’ no está dentro de las reglamentaciones de la Liga MX y la Federación Mexicana de Futbol

Por Publisport

Luego de que la Cofece anunció investigaciones para todo el futbol nacional por posibles prácticas monopólicas en el mercado de fichajes, vienen a la memoria varios momentos que marcaron la historia del balompié mexicano derivados de las contrataciones y que a su vez desencadenaron el llamado ‘pacto de caballeros’.

PERIODISTA ESPAÑOL ARREMETE CONTRA HUGO SÁNCHEZ POR LLAMARLO PAYASETE

Por todos es sabido que el ‘pacto de caballeros’ no está dentro de las reglamentaciones de la Liga MX y la Federación Mexicana de Futbol, pero existe para beneficio de los clubes y no de la materia prima del espectáculo: los futbolistas.

Ese término se origina de la manera en que operan los equipos para obtener ganancias por los traspasos de jugadores en México o cuando salen al extranjero, aunque esto ha generado un malestar dentro de los futbolistas porque cuando quieren acabar sus contratos para decidir dónde y cuándo cambiar de aires, los clubes consideran que deben recibir una ganancia por el fichaje denominada  ‘gastos de formación’  y cuando no es así, en algunas ocasiones los futbolistas son ‘castigados’, enviándolos a las categorías inferiores o dejándolos en la banca, el caso más reciente fue el de Oswaldo Alanís, quien no quiso firmar renovación de contrato con Chivas porque no aceptó las condiciones y fue separado del equipo, hasta que intervino Jorge Vergara para que lo reinstalaran en el plantel, y ahora juega en el Real Oviedo de la Segunda División de España.

Fue en 1995 cuando la FIFA estableció que cualquier jugador puede emplearse con total libertad en el equipo que quiera, siempre y cuando no tenga contrato vigente.

La idea de los equipos nacionales es siempre recibir una compensación antes de llegar a otra institución, y cuando es fuera del país, y no sigue ‘las reglas de los directivos’, difícilmente vuelve a encontrar equipo en México.

Recuento de casos del pacto de caballeros

Gerardo Torrado

El mediocampista se fue a España con el Tenerife, aparentemente como agente libre. Tuvo un paso por varias escuadras como el Racing de Santander y el Sevilla, pero cuando quiso volver a México su situación se complicó, pues Cruz Azul tuvo que pagarle ‘derechos de formación’ a los Pumas de la UNAM, pese a que ya habían pasado más de 5 años de que había militado en el club universitario.

Alan Pulido

La novela entre falsificaciones y malos manejos de información entre el hoy goleador de Chivas y los Tigres de la UANL, tuvo un final feliz para el futbolista. Pues Pulido se fue a Grecia a probar fortuna y cuando quiso volver los felinos argumentaron que el atacante se fue con un contrato de renovación firmado por él, lo cual desmintió hasta el cansancio el tamaulipeco. Guadalajara tuvo que meter mano para ‘destrabar’ el caso y finalmente lo repatriaron.

Francisco ‘Kikín’ Fonseca

El ex jugador demandó a los Tigres de la UANL, que le hizo la vida de cuadritos cuando volvió de Portugal, tras jugar con el Benfica al terminar el Mundial del 2006.

Kikín interpuso una demanda por nueve millones de pesos por falta de sueldos pagados, por lo que traspaso al Atlante fue más lento de lo esperado. La decisión de interponer la querella fue lo que originó el malestar de los felinos y al final perdió el caso ante el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) y la Federación Mexicana de Futbol. En su momento Fonseca manifestó su descontento por la situación: “Esto me viene a reafirmar que hay suciedad, que hay mugre, que hay trampa (en el futbol mexicano), me dejan con asco ese tipo de instituciones tan deshonestas, porque está muy claro, hay un contrato por un año y ellos (Tigres) no me dejaron entrenar, si me hubieran mandado a préstamo a Atlante ellos tenían que pagar lo restante de mi contrato, las cosas están tan claras que hasta mi sobrino de ocho años las entiende", declaró a Medioptiempo.

Omar Bravo

Cuando el atacante sinaloense se fue a probar fortuna al Deportivo La Coruña de España, no contaba que a su regreso, pese a que se fue como agente libre, Chivas le pediría dos millones de dólares al Atlante por ‘derechos de formación’ al tratar de repatriarlo, por lo cual se cayó el fichaje y en su momento Bravo volvió al rebaño sagrado.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo