Una árbitro se retiró del futbol tras ser amenazada de muerte por jugadores de ocho años

La española Andrea Reyes tuvo que renunciar a su objetivo de convertirse en árbitro profesional luego de pasar un mal momento en un partido de categorías infantiles

Por Publisport

Ser árbitro de futbol no es un trabajo sencillo debido a los constantes reclamos, la presión puede llegar a niveles alarmantes y la silbante española de 15 años Andrea Reyes lo vivió en carne propia; pues tras recibir amenazas de muerte por parte de jugadores de categorías infantiles y de los padres de estos, tomó la decisión de retirarse de las canchas. 

También te puede interesar

'Fallamos, no tenemos cara para ver a la afición de Chivas': Cardozo

En canal español Antena 3 dio a conocer la historia de Andrea Reyes, quien detalló en su informe arbitral los terribles momentos de angustia que pasó durante un partido de categoría ‘Benjamin’, es decir, los jugadores no rebasan los 10 años de edad.

“El jugador número 7 del Malaka F.C. se dirige a mí en los siguientes términos: ‘Te voy a matar por no haber cobrado la falta’”, escribió la joven silbante de 15 años. 

No obstante, una mujer, quien se especula es la madre del jugador, se sumó a las amenazas: “Te vamos a tener que pegar cuando acabe el partido” y por si fuera poco el entrenador del Malaka F.C. también se involucró al episodio y le dijo “no tienes valor para suspender el partido”. 

Tras las amenazas, la árbitro le pidió al entrenador que retirará al niño del campo para continuar el partido, sin embargo, el hombre ignoró su petición y mantuvo al niño dentro del terreno de juego. 

También puedes leer

Cruz Azul y América invaden XI ideal del Apertura 2018

Ante la negativa del propio niño a salir de la cancha y del entrenador, la joven abandonó el campo y fue directo a los vestidores donde se encerró para evitar ser golpeada. Desde los vestidores llamó a su padre y a su jefe para que acudieran a socorrerla. 

Su padre, Antonio Reyes, declaró estar muy indignado por la situación y declaró que tuvo que sacar a su hija por una puerta falsa para evitar cualquier tipo de altercado con las mujeres de las gradas, quienes fueron las que más denigraron a su hija. 

“En todos los partidos hay padres que no educan bien a sus hijos, los llevan pensando que son los mejores y critican todo” fueron las palabras de la silbante Andrea Reyes, quien luego del lamentable episodio renunció a su trabajo y con ello a su objetivo de convertirse en árbitro profesional. 

PUBLIMETRO TV

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo