Bajo el marco: La lealtad en el futbol

Agustín Marchesín tuvo un acto de LEALTAD con sí mismo, ideales y metas. Cumplió cabalmente con las Águilas

Por René Sánchez Vega

Entre todo lo que se ha dicho por la salida de Agustín Marchesín del América he escuchado y leído varias veces que el portero argentino fue DESLEAL con el equipo que lo llevo a la cima de su trayectoria en México por dejarlo cuando ya arrancó el torneo, pero para juzgarlo de esa manera primero habría que informarse correctamente y saber que en Europa está plenamente abierto el mercado de fichajes y que es el calendario de nuestra LIGA MX el que no cuadra con los del resto del mundo futbolístico.

Te puede interesar: Estas son las mejores atajadas de Óscar Jiménez, portero de América

En segundo lugar tendríamos que establecer claramente lo que significa ser LEAL y al respecto cualquier definición habla del compromiso de honestidad, respeto, rectitud y nobleza que debe prevalecer en una relación entre dos o más personas o en este caso entre un futbolista y su club, algo que sin duda, el hoy ya guardameta del Porto cumplió cabalmente durante todo el tiempo que defendió el marco de las ÁGUILAS.

Si no hubiera sido así, en caso contrario, porque así también se establece en una lista de antónimos (palabras con significados opuestos), Marchesín debería ser calificado como TRAIDOR, es decir, como alguien que no cumplió con su palabra, que engaño a sus compañeros, a su director técnico o directiva e incluso a sus aficionados, pero NADA de eso sucedió y cumplir el sueño de emigrar a Europa para poder disputar torneos como la Champions League es al mismo tiempo para Agustín un acto de total LEALTAD con sí mismo, con sus ideales, con las metas que se planteó desde el inicio de su carrera, y lo mismo aplica para Tiago Volpi o para Guillermo Ochoa. El brasileño por no aceptar la opción de reforzar al América en lugar de su colega, siendo LEAL con su actual club, Sao Paulo, al que prometió defender por lo menos hasta Diciembre y el mexicano, quien pese a su pasado azulcrema y sin deberle nada a los de Coapa, quiere LEALMENTE y con justa razón y motivos estrictamente personales, seguir buscando el éxito en el viejo continente, donde pese a todo su esfuerzo y buenas actuaciones todavía no es tan reconocido como en casa.

Situaciones muy distintas fueron las que se dieron con otros como Iván Marcone que dejó a Cruz Azul por medio de contactos ilegales, sin tomar en cuenta al club con el que tenía contrato, algo por lo que, aunque lo anunció meses atrás, también se criticó mucho a Griezmann por su eventual traspaso al Barcelona o por el cúmulo de mentiras generadas en el entorno de Neymar quien todavía no ha dicho en público si quiere o no seguir en Francia, o incluso cuando se dio la tan polémica salida de Cristiano Ronaldo del Real Madrid, todo porque alguien o ambos, CR7 o el Presidente, no fue LEAL de alguna manera a su compromiso con el otro, ya que también la GRATITUD forma parte del concepto de LEALTAD, una simple pero dura palabra que en el futbol y en otros ámbitos de la vida muchos utilizan pero que realmente no saben lo que representa.

Los que vivieron otras épocas dicen que actualmente ya no hay AMOR por la camiseta, que el dinero manda y que en los intereses futbolísticos primero está el Negocio. Algo real, muy cierto y también muy válido, pero el problema no es ese, porque siempre lo serán las FORMAS de actuar.

TE RECOMENDAMOS

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo