Deportes

“Chivas te cambia la vida para bien”: Antonio Briseño

El defensa central habla en exclusiva con Publimetro y considera que llegar al Rebaño Sagrado es la mejor decisión que ha tomado

Por Cesar Huerta

Sus palabras son producto de la madurez adquirida dentro y fuera de la cancha. Antonio Briseño lleva un torneo enfundado en la camiseta de Chivas. En algún momento le llovieron críticas, primero por regresar de Europa, después por mostrar su competitividad celebrando acciones defensivas. Pero hoy está seguro de algo: jugar para el Club Deportivo Guadalajara es la mejor decisión que ha tomado.

“Chivas te cambia la vida para bien”, sentencia sentado a un costado del campo, en Verde Valle. El “Pollo” atiende una charla exclusiva con Publimetro, en la que se abre por completo para tocar muchos temas. Se formó en Atlas, pero hoy habla de la grandeza del Rebaño Sagrado y la siente propia. Revela que volver a Europa no le quita el sueño. Recuerda las dificultades que enfrentó en una Liga MX plagada de extranjeros. Y agradece que el Guadalajara lo comprara.

 

Más allá del futbolista, como ser humano ¿por qué momento atraviesas?

— Creo que atravieso un momento espectacular en mi vida, en lo personal, en lo futbolístico. En el área familiar, con mi mujer ha sido una sinergia impresionante de los dos, porque ella me ha ayudado muchísimo, mi niña está creciendo muy bien, he estado muy atento a todo eso y viene otra niña en camino. Estoy muy contento, estaré ahora sí que bendecido entre las princesas. Eso me motiva mucho para seguir haciendo mi trabajo como lo vengo haciendo.

 

¿Dentro de la cancha, de qué manera te ayuda tener afuera esa estabilidad emocional?

— Es un tema muy importante para cualquier futbolista y para cualquier persona en el área laboral, tener tu vida estable en la familia. Que respeten tus tiempos, que respeten tus horas de comida y muchos detalles que muchos no le ponen importancia, pero son de suma relevancia tenerlos siempre en cuenta. Tu descanso, el poder dormir de acuerdo a tus horas, todos esos detalles hacen la gran diferencia para no lesionarte, estar certero y todo ese tipo de cosas. Eso lo valoro mucho, estoy muy agradecido con mi mujer por lo que ha hecho por mí y por la familia.

 

¿Por lo que ya has vivido aquí, cómo calificas esta decisión de haber venido a Chivas?

— Excelente, creo que tomé la mejor decisión de mi vida por el simple hecho de que cambió completamente mi vida deportiva. Llegué a uno de los mejores clubes de México y eso hace que todos los reflectores estén más cerca de ti. Y eso hace que estés más próximo a lo grande. Este reto tan importante, por la presión que genera Chivas, me hace crecer mucho como futbolista y también como persona para seguir con pasos firmes en el futbol.

 

Muchos criticaron que regresaras. ¿Por qué es mejor para ti jugar en Chivas que en Europa?

— Porque en Europa son muy pocos los clubes que son de élite mundial. Creo que en cada Liga ves tres o cuatro equipos que son top. En la Liga española tal vez un poco más, pero lo que genera Chivas es más que solo un equipo. Chivas tiene muchos aficionados, en cualquier parte que vayas están ahí, la prensa sigue muchísimo al equipo, juegan puros mexicanos. Eso hace que el plus de estar Europa, evidentemente si no estás en un equipo top, es mucho mejor estar aquí en el futbol mexicano, porque es de alto nivel. De estar en un equipo que a lo mejor no te da lo que te da Chivas, es mejor estar acá y aprovechar las oportunidades que te brinda el club.

 

“Chivas te cambia la vida para bien”: Antonio Briseño | Foto: César Huerta

Te formaste en un equipo rival, pero hoy que lo vives por dentro, ¿cómo entiendes la grandeza del Guadalajara?

— Primero lo entiendo por su gente, después por sus títulos, tercero por el impacto que tiene ante los demás. ¿Y cómo es eso? Por toda la prensa qué hay siempre, es de los equipos que más cubre la prensa porque tiene interés nacional y hasta internacional con Estados Unidos. Creo que todos esos factores, más el jugar con puro mexicano, hace un equipo de los más importantes de México porque siempre la Selección se ha basado en los jugadores de Chivas, porque siempre las Chivas han estado en representaciones desde Concacaf, hasta un Mundial de Clubes. Esto hace su grandeza, no viene de 10 años para acá.

 

Dificultades para jóvenes en México

 

En la parte futbolística, ¿cómo creciste tanto en tan poco tiempo en Europa?

— Es que fue un proceso, puedes preguntar a los entrenadores que tuve en Selección lo que ven de mí. ¿Cuál fue el problema? Creo que el futbol tiene memoria corta. El tú perderte seis meses o un año de no tener actividad, se olvida de ti la gente, de cómo jugabas. Yo salí de Atlas a los 20 años, a Tigres donde una defensa ya estaba muy consolidada. Eso me hizo que sí estuviera en banca y sí tuviera minutos, pero no de titular indiscutible. Duré dos años ahí, evidentemente la gente te pierde la pista. Estuve un año que sí jugué mucho, pero no en el escaparate que se quería, porque era Liga de Ascenso y luego en el Veracruz, que no es el mismo escaparate que estar en Chivas. Cuando me voy a Portugal, ese buen nivel que tenía desde ahí, lo reflejé allá desde el principio. Dos años muy buenos, pero como la gente de México no ve los partidos de Europa y menos del Feirense porque no los pasan en televisión… pero pueden leer prensa y siempre estaba ahí, podían ver las notas que me ponían allá y también eran muy buenas. Trataba de compartir lo que más podía, pero hasta que no te ven, como dicen si no ves al santo no lo adoras. Entonces ahora que estoy en Chivas, que me han visto más de cerca y como Chivas lo ve todo el mundo, entonces han visto el buen nivel. Pero nunca he dejado de ser un buen jugador, desde que tenía 18 o 19 años. Sí aprendí muchísimo, cada vez voy aprendiendo y metiendo más cositas en mi mochila. Me faltó escaparate, me faltó la oportunidad, porque llegué en un momento que no estaba la regla 20/11. Si hubiera estado la regla 20/11 yo hubiera jugado, tenía 20 años cuando me fui a Tigres. Si hubiera estado esa regla hubiera jugado, si hubieran estado esos microciclos (de Selección Mexicana) a lo mejor también hubiera estado. Son las oportunidades, también está el factor que quitaron el número de extranjeros y había cualquier cantidad. Eso hizo también difícil que a lo mejor pudiera salir otro equipo que me quisiera. No le estoy echando la culpa a nada, que quede claro, cada quien baila con la que le tocó. Antes había dos extranjeros, luego hubo cinco y después hubo hasta 20 en un equipo donde yo estuve que fue el Veracruz, 22 para ser exacto. Cada quien le toca bailar con la que le toca en ese momento y eso hace que a lo mejor sea difícil, no todos tienen la misma suerte, como se dice.

 

¿El manejo de ese tipo de reglas en el futbol mexicano ha terminado afectando el desarrollo de jóvenes?

— Velo, no sé si alguien le tocará hacer un estudio y vean de los campeones olímpicos, cuantos minutos tuvieron para llegar a ser campeones olímpicos, porque estaba la regla 20/11. La quitan y haz un estudio de cuántos minutos tuvieron los futbolistas que fueron a las olimpiadas de 2016 en Río de Janeiro. Hagan uno de esta nueva generación de cuántos llegan y con cuántos minutos, ahí se van a dar cuenta que la proyección qué hay con esa regla 20/11 les ayudó a muchísimos jóvenes para que ahorita estén tomados en cuenta en la olímpica y en la mayor. Ojo, en la mayor, porque se están saltando, ahorita quieren sacar a los chavos y qué padre que todos tuvieran las oportunidades. Me hubiera encantado tener esa oportunidad, también soy chavo, tengo 25 años, pero como dicen los benditos 21, 22 que dicen que todavía tienen con qué. Hagan ese estudio y vean porque yo tengo muy claro que las oportunidades sí hay que buscarlas, hay que aferrarse a ellas, pero también que te la brinden porque a veces es lo difícil.

 

¿Hoy que tienes el escaparate de Chivas, hacia dónde crees que te puede catapultar?

— Lo más que me puede catapultar es a la Selección mayor, eso puede ser. Ya de ahí, sería ir a un grande de Europa y Chivas puede hacerlo. Ya no me quita el sueño ir a Europa porque ya conocí lo que es, no probé las mieles de Champions, claro que me gustaría, sería un mediocre si no digo que me gustaría estar en la élite. Pero si me quedo aquí el resto de 10 años de mi carrera, no tendría problema. Lo que sí me gustaría mucho es llegar a Selección mayor, no tengo prisa, pero sí estoy trabajando para poder lograrlo.

 

¿Te sientes ya identificado con estos colores a pesar de que llevas poco tiempo?

— Hay una frase que digo, que a veces no les gusta algunos: la actitud no es negociable. ¿Pero qué hablo con negociable? No puedes venir, no sólo en los partidos porque todos en los partidos tienen actitud, pero no conlleva sólo los partidos con muy buena actitud. La muy buena actitud tiene que ser desde el lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, cuando las cosas salen bien y cuando salen no tan bien. Todos esos días de la semana es ponerle buena actitud. Entonces, cuando me dices que si me identifico con el club, claro que sí. ¿Por qué? Porque esa buena actitud que tengo día y día es porque me abrió las puertas Chivas, porque fue y dijo yo te voy a comprar porque te quiero, cuando muy pocos equipos me han comprado, sólo ellos y Tigres. Eso dice que confían en mí, yo para esos clubes que confían en mí me voy a entregar porque no tendría cara al ellos ir a depositarme su confianza, pagando y dándome un sueldo, para yo no responderles con mi buena actitud. No sé si me alcance el futbol o no, pero ese tipo de cosas creo que te hacen mejor jugador, ser puntual, agradecer, todos esos detallitos. Nadie dice de técnica, de táctica, de tu físico, pero eso sí hace una gran diferencia.

 

“Chivas te cambia la vida para bien”: Antonio Briseño | Foto: César Huerta

 

¿Cuesta trabajo ponerte esta camisa y sentirte identificado, porque muchos aficionados así lo pueden considerar por haber nacido en Atlas?

— Pero es que no pasé directamente. Es que la vida sigue, la vida va pasando y yo no me puedo quedar con un equipo donde ya pasé, ya estuve, ya viví lo que tenía que vivir ahí. Estuve agradecido en su momento con ellos y les agradezco todo lo que me dieron, pero ya pasó y ya fue. Tengo que seguir mi camino. ¿Por qué no vino ese club que dices y me compró? Entonces por qué no tendría que venirme a un club que sí me quiere. Porque ellos también compraron extranjeros, ellos también fueron por otros defensas. En todo este proceso que estuve allá también compraron a muchos. En lo personal, que Guadalajara venga y me compre, tengo que estar agradecido y entregarme al 100 por ciento por ese club. Porque no es como que me sobraban ofertas, sí tenía una que otra en Europa, pero no tan atractiva como la de Chivas. Eso me hizo a mí inclinarme por acá.

 

¿Hoy te sientes como un chivahermano más?

— Sí, claro que sí. Me siento como un aficionado más del club, como un tipo que va a entregarse en cuerpo y alma al club. Daré todo lo que quede de mí para entregar mi mejor rendimiento, no sé si me alcance o no, pero yo lo daré. ¿Por qué? Porque ellos confiaron en mí, la afición me ha querido, me ha respaldado, porque no es fácil no venir directamente, sino que estuve formado en otro club que es de la ciudad. Ahora que estoy aquí, me abrieron las puertas, me dieron un voto de confianza, ante la duda estuvieron ahí apoyándome y eso lo valoro mucho. Siempre me voy a entregar en cuerpo y alma para los chivahermanos.

 

Las críticas, sin importancia

 

¿Qué piensas de todas las críticas que has recibido por tus festejos en acciones defensivas?

— Me van y me vienen. La verdad que yo trabajo para mí, lo hice muchas veces en Portugal, se hablaban muy buenas cosas y éramos el último lugar de la Liga. Siempre me ponían de ejemplo en más de un programa, en más de un periódico y te los puedo mostrar porque los tengo ahí, donde contagiaba ese tipo de cosas. Lo veían bien, yo también veo que mucha gente lo ve bien, hay unos que no, pero como es Chivas, todo se dimensiona. Siempre se va dimensionar más lo que es más nota, que es lo negativo, pero mucha gente le gusta. Y es mi forma de expresarme porque yo vivo intensamente el futbol, yo vivo para el futbol, vivo y respiro futbol. A veces mi mujer se enoja de que yo estoy viendo videos, viendo mis partidos, viendo al rival, viendo qué puedo mejorar, mis pases buenos, mis pases males, mis duelos individuales. Estoy en la computadora, viendo y viendo. Eso hace que a lo mejor sea tan apasionado, porque lo vivo. Creo que no es un pecado vivir así, a veces si te dejas llevar de más, pues sí te puede jugar en contra, pero creo que tengo la madurez y la experiencia para saber controlar.

 

 

¿Por qué crees que, como sociedad, nos cuesta tanto comprender y aceptar algo que sea distinto a lo que estamos acostumbrados, como por ejemplo ese tipo de festejos?

— Porque viene de un mexicano, porque no viene de un extranjero. Lo idolatraban (si fuera un extranjero), no sé si me doy a entender. Allá, yo tenía que llegar y demostrar que era mejor que el portugués y ellos idolatraban a los portugueses. Va primero el portugués para que el que llegue le gane el puesto. Y aquí es que el mexicano le gane el puesto al extranjero, porque lo de fuera es mejor. Nunca vemos que los de adentro somos los mejores y eso a veces me da coraje. Sé que tenemos calidad los mexicanos en todas las áreas, desde médicos, deportistas, lo que tú me digas, pero siempre idolatramos al que viene de fuera, no sé eso ya es de cultura. Entonces, si lo hace un mexicano, lo pueden ver así, pero si lo hace un extranjero lo ven de otra manera. No se mide con la misma balanza, eso ya es por cultura. Pero creo que ya vamos mejorando mucho, ya vamos creyendo más en el mexicano, ya hay equipos que no topan en 12 extranjeros, hay unos que dicen con 7 tengo. Ya se va confiando más, ya vieron que con la regla 20/11 salen muchos chavos, cuántos hubo que no les dieron oportunidad. Me estoy desviando del tema, pero quiero darte a entender que tenemos que darle más valor a lo que hace un mexicano, no tanto a lo que hace el extranjero.

 

¿Finalmente, qué significa hoy para ti este club que te abrió sus puertas?

— Creo que ahorita significaría un estilo de vida. La forma de vivir al ser de Chivas, eso marcaría ahorita el cómo se vive el día a día. Creo que mi estilo de vida sería en base a Chivas porque no es lo mismo jugar en este equipo que en otro, no es lo mismo salir a una plaza jugando en este equipo, no es lo mismo ganar un partido jugando en este equipo que en otro, son detalles que te vas dando cuenta que tienes que cuidar mucho. Tienes que saber cómo hacerlo porque es Chivas y es un estilo de vida diferente a los demás.

 

¿Entonces Chivas es un equipo que te cambia la vida?

— Te la cambia completamente, para bien. Todo lo que te entrega la afición el cariño es impresionante. Creo que sí, lo que genera Chivas es impresionante.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo