Noticias

Ser viuda de guerra en Afganistán: La historia de Janat Bibi

Muchas viudas afganas se casan con sus cuñados tras la muerte de sus maridos, sin embargo, las mujeres de la familia de Bibi se han quedado sin un sólo adulto varón y deben buscarse la vida por sí mismas

Por EFE

La septuagenaria Janat Bibi, una de las cerca de dos millones de viudas de Afganistán, perdió a su marido en la guerra contra los soviéticos (1979-1989) y, ahora, mientras el país se enfrenta a un nuevo conflicto, vuelve a ser la sustentadora de la familia tras morir su hijo y nietos en un ataque talibán.

Cuando su esposo cayó en el frente, a principios de la década de los 80, Bibi decidió seguir la tradición y no casarse de nuevo, quedando al cargo de sus dos hijas y un hijo desde su difícil posición de mujer en un país extremadamente patriarcal y conservador.

Muchas viudas afganas se casan con sus cuñados tras la muerte de sus maridos, sin embargo, las mujeres de la familia de Bibi se han quedado sin un sólo adulto varón al que acudir y deben buscarse la vida por sí mismas.

La ONU estima que en Afganistán hay unos dos millones de viudas, la mayoría viudas de guerra, una lista que crece cada año con la muerte de miles de miembros de las fuerzas de seguridad, civiles e incluso talibanes.

De ellas, menos de 100.000 reciben una pensión mensual de 75 dólares, en muchos casos por puro desconocimiento de la posibilidad o por la incapacidad de viajar a las grandes ciudades para reclamar la ayuda y hacer frente a un largo proceso burocrático.

Loading...
Revisa el siguiente artículo