Estilo de vida

El Templo del sol atrapa la esencia indígena a los pies de un volcán en Ecuador

La zona era antes hogar de pumas, e incluso la población cercana Pomasqui, se llamó originalmente “Pumasqui.”

Por EFE

El Templo del sol, una gran edificación de piedra a los pies del volcán Pululahua, atrapa entre sus paredes fragmentos de la historia indígena, plasmada en cuadros, esculturas y esencias aromáticas para recordar el pasado, comprender el presente y proyectar la identidad cultural al futuro.

El templo-museo con inmensas paredes que terminan en un zigzag típico de castillo de la Edad Media, se levanta a pocos kilómetros del turístico monumento de la Mitad del Mundo, que corona la línea imaginaria que divide al planeta en los hemisferios norte y sur, postal de locales y extranjeros con un pie a cada lado.

En esas paredes de piedra, que acunan en su interior historia de los antepasados ecuatorianos, indígenas se turnan con relatos de su pasado, hablan de la colonización, destacan la importancia de la naturaleza y subrayan los tres principios básicos de sus ancestros: no mentir, no robar, no ser ocioso.

Loading...
Revisa el siguiente artículo