Estilo de vida

Mexicanos limpian los huesos de sus fallecidos para preparar el Día de los Muertos

Durante el proceso, que se puede realizar por primera vez cuando se cumplen tres años de la muerte de la persona, hay quienes saludan a sus seres queridos y hablan con ellos.

Por EFE

Todos los años, como preparativo para el Día de Muertos, los habitantes de la comunidad de Pomuch extraen los huesos de los nichos y los limpian con cuidado; una tradición que es vista como un gesto de "amor" para estar más cerca de los familiares fallecidos.

"Es una tradición que tenemos desde hace años, con los abuelitos y los bisabuelos", afirma Ruth Ek Chin, habitante de esta comunidad maya del estado de Campeche.

Los muros blancos del cementerio de Pomuch forman pasillos llenos de nichos coloridos, adornados para estas fechas con flores. Allí, los pobladores se afanan en hacer la limpieza de lo que llaman "los santos restos".

Durante el proceso, que se puede realizar por primera vez cuando se cumplen tres años de la muerte de la persona, hay quienes saludan a sus seres queridos y hablan con ellos.

El proceso es todo un ritual. Se empiezan a limpiar los huesos más pequeños y se sigue con los medianos y grandes. Para ello se emplean brochas y telas blancas con las que se frotan los restos, sin emplear agua ni ningún otro líquido.

Una vez que ya están listos, se disponen en una caja de madera, dejando el cráneo en la parte superior, explica José Cevastián Yam Poot, promotor de la cultura de Pomuch.

Además de la propia limpieza, anualmente a los muertos se les va "cambiando de ropa", es decir, se reemplaza el paño blanco sobre el cual se van depositando los huesos.

Loading...
Revisa el siguiente artículo