Noticias

Cristianos de Quetta entierran a muertos de atentado contra iglesia metodista

El entierro se celebró a primera hora de la tarde en el cementerio Gora con la asistencia de unas 3.000 personas, casi toda la comunidad cristiana de la urbe occidental de Quetta

Por EFE

Los cristianos de la ciudad paquistaní de Quetta (oeste) enterraron hoy, entre fuertes medidas de seguridad, a seis de los nueve miembros de su comunidad que murieron ayer en el ataque suicida contra una iglesia metodista.

El entierro se celebró a primera hora de la tarde en el cementerio Gora con la asistencia de unas 3.000 personas, casi toda la comunidad cristiana de la urbe occidental de Quetta, indicó a Efe Simon Bashir, sacerdote de la iglesia metodista Bethel Memorial, objetivo del ataque que dejó nueve fieles muertos y 57 heridos.

"Fue un momento muy triste para la comunidad cristiana. ¿Cómo podemos celebrar la Navidad cuando nos matan así?", se preguntó el religioso.

"Nunca podremos olvidar lo que nos ha pasado. Dejará una huella imborrable para toda la vida", aseguró el cura.

Según relató Bashir, los ataúdes se cubrieron con pétalos de rosa que los asistentes iban arrojando, entre fuertes medidas de seguridad tanto dentro como fuera del cementerio, rodeado de policías.

Otra persona será enterrada mañana en la ciudad oriental de Lahore y el resto cuando lleguen los familiares.

De los 57 heridos que causó el atentado, 26 siguen ingresados, aunque ninguno se encuentra en estado crítico, dijo a Efe el portavoz del Hospital Civil de Quetta Wasim Baig.

El ataque ocurrió a mediodía durante la celebración de la misa del domingo, con unas 300 personas presentes, cuando cuatro insurgentes trataron de entrar en el edificio y uno de ellos hizo explotar las bombas que portaba.

Otro insurgente fue abatido por la Policía y el resto se dio a la fuga.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó el atentado en un comunicado difundido en la aplicación de mensajería Telegram, en el que afirmó que fue cometido por dos de sus insurgentes.

Los ataques contra minorías religiosas en Baluchistán son frecuentes, el último de ellos de envergadura el pasado octubre en el que al menos 18 personas murieron y 25 resultaron heridas en un atentado suicida con bomba en un templo sufí.

Los cristianos también han sido objeto de ataques en el pasado en Pakistán, como el atentado en marzo de 2016 contra esta comunidad en un parque de Lahore (este), en las cercanías de una zona de juego infantil, que acabó con la vida de 73 personas e hirió a 359.

El grupo talibán Jaamat-ul-Ahrar (JuA) reivindicó aquella acción e indicó que estaba dirigida contra cristianos, aunque solo 10 de los muertos pertenecían a esta religión y la mayoría eran musulmanes

Loading...
Revisa el siguiente artículo